RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

lunes, 28 de diciembre de 2009

SOÑAR DESPIERTO

Suelo soñar a menudo con malvados que me persiguen en callejones oscuros, a modo de thriller de bajos quilates, oculto yo entre barriles en llamas mientras unos zapatos asoman bajo la batería de coches pistola en mano. Soñaba en tiempos con Freddy de perfil en el tejado, afilándose las uñas con una luna de queso perfilando su silueta, fue la pesadilla que me reventó los sueños de infancia. Sueño de modo frustrante que alguien me encabrita el buen hacer y al querer golpearle el pómulo izquierdo me flotan las muñecas; se condensa el aire y ralentiza mi puñetazo a la par que recibo una descomunal tunda a la velocidad del rayo mientras abogo por despertar sin obtener fruto alguno, encerrado entre sábanas. Sueño con gente a quien asesinan a mi lado y apenas me arranca una mirada despectiva, sueño con los míos que se fueron y me acuchillan la entereza al despertar rememorando que minutos antes no les presté siquiera atención.

Sueño periódicamente con caídas al infinito, empujones al vacío mientras el vértigo se anuda a mi garganta hasta hacerme despertar empapado en sudor. Sueño soñar con ladrones que, antifaz de cómic sobre la nariz, trepan por mi balcón y cruzan mi cuarto mientras yo trato de gritar con todas mis fuerzas, mas el simple susurro que alcanza a delatarles mi escondite es lo que único que alcanzo a vomitar de mi laringe. A veces lloro mares cuando despierto la duermevela y las pupilas se ensanchan de alivio al descubrir la sarcástica broma de la mente. Sueño con frecuencia el pasillo de camerinos, las escaleras que conducen al escenario en medio de una plaza de toros desbordada de gente a oscuras, y la guitarra que no aparece mientras un millón de ojos me escudriñan en busca de repuestas a mi insensatez.

Sueño con todos mis miedos, con el cúmulo de pesadillas que a su modo van moldeando nuestras personalidades bajo la almohada, en el barranco de realidades a los que arrojamos nuestras almas cada madrugada. Sufro como cualquier otro mortal lo hará también esta noche, desnudo ante la magnitud del terror más innato del hombre; más seguiré prefiriendo jugármela por un ratito más en los brazos de Morfeo.

Porque esos cinco minutos más de sueño, algún día serán el único modo de besarte sin que apartes la mirada.

8 comentarios:

  1. como dice esa canción:

    si algún día yo vuelvo a soñar intentaré
    seguir con lo mismo
    y diez minutos antes de dormir yo estaré
    siempre que quiera contigo...

    y qué gran verdad es...

    ResponderEliminar
  2. ohhhhhh cuantos sueños... cuantas pesadillas...
    A veces todo parece tan real que nos invade la angustia...

    Yo ultimamente tengo sueños bonitos, llevo 3 días soñando con esa persona que me llena los días de sueños y sonrisas, con la persona que siempre soñé encontrar.Sueño que nos amamos en cualquier parte de este mundo y que él nunca se aleja de mi.Sueño que me besa y me mira con deseo... sueño con nuestro encuentro una y mil veces y me despierto feliz...

    Ojala que tus sueños se vuelvan bonitos.

    Un beso,

    LaNiñaMariposa.

    ResponderEliminar
  3. Puf, algún sueño de esos que se repite tuve yo en mi enfancia y a veces llegan a agobiar, pero también están esos otros que te dibujan la sonrisa por la mañana... un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Hoy le pido a la Luna que baje del cielo
    y se pose en tu ventana para velar tu sueño.
    Que se lleven tus miedos y los tiren al mar para siempre.
    Sueño a menudo dormida y despierta que no aparto la mirada y me dejo besar, sorprendente, desconcertante....
    Que tengas dulces sueños con la nana de la lluvia.
    Muaks!!

    ResponderEliminar
  5. Sueño tanto... quizá porque la soledad es tanta... Me despierto recordando los sueños, interpretándolos, recreándome en ellos. Comprendo los mensajes cifrados... me maravilla la secreta intuición, la simbología precisa y exacta. Qué misterio la mente, transforma en imágenes las ilusiones,las esperanzas, los temores...

    Un sueño compensa un desastre, alivia un dolor, da una tregua mientras el consciente se acomoda a la pérdida, pero existen pérdidas que el subconsciente no acepta.

    Los sueños destruyen la labor consciente, se empeñan en pegar la esperanza cuando todo está ya tristemente perdido. La herida es tan grande que la fantasía elabora compensaciones para conservar la razón... ¿Hasta cuándo soñaré contigo?

    ResponderEliminar
  6. HOLA, GRACIAS POR DEJAR TU HUELLA EN MI BLOG.
    Has hecho una reflexión poco común en estos tiempos, en que la gente corre sin saber adonde va y no se queda, por un instante, detenida, a mirar una flor, un abanico de colores, una espiral de humo.....han perdido el tiempo de vivir, para pasar por la vida, sin beberla con fruicción.
    Me ha gustado tu escrito. te seguiré
    besos de luz
    beatriz

    ResponderEliminar
  7. Hay algo bonito incluso en eso de soñar aquello que nos atormenta... y es no haber perdido la capacidad de soñar... seguro que tú no la pierdes nunca ;) Sigue soñando Miguel, porque en algún momento, uno de los sueños bellos puede hacerse realidad. Ojala...

    ResponderEliminar
  8. HOLA MIGUEL....POR CASUALIDAD HE ENTRADO EN TU BLOG....Y POR FALTA DE TIEMPO NO HE PODIDO ESTAR MUCHO MAS DE LO QUE ME GUSTARIA....PERO LO QUE ME HA DADO TIEMPO DE LEER,....HA SIDO PRECIOSO....OJALA MUCHA GENTE SUPIERA SENTIT ASI....YO....POCO A POCO ESTOY PERDIENDO LA ESPERANZA....EN FIN....UN SALUDO DESDE SEVILLA....POR CIERTO...MI NOMBRE ES BEATRIZ....UN BESO¡¡¡¡

    ResponderEliminar