RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

miércoles, 6 de enero de 2010

ESTRELLAS DE ORIENTE

"En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él, y le hará mucha falta."
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.


Hoy fue noche de reyes, el cielo por fin clareó y en mi pueblo todos salieron a emborracharse después de llenarse los paraguas de caramelos con la cabalgata de tractores. Hoy fue noche de reyes y cené melancolía con mi madre y mi hermano, juntitos al abrigo del brasero, procurando no mirarnos en exceso para obviar el recuerdo postrero de pasillos empapelados y zapatitos en la chimenea. Hoy me mordí la lengua ante el mundo que sonríe, salí a la calle y disfruté en los ojos de los enanos, porque sigo cumpliendo años y el niño no crece más allá de mi pecho, henchido ante el nerviosismo de irse a la cama con el duende que nos ata a la vida prendido de los tobillos. Malditas las ganas de asesinar al destino cobarde que me arrancó de cuajo al zagal que yo era... La magia que guardaban mis ojos cuando huían del sueño esperando observar por el resquicio de puerta el manto azul de Baltasar acomodándole el barreño que dejé lleno de agua a su camello, podrido de kilómetros desde un desierto resplandeciente iluminado por una ingrávida estrella fugaz de oriente.

Hoy fue noche de reyes y no abogué por la tristeza que suscita la añoranza, simplemente obvié la marca en el calendario otorgándole su monótona categoría de martes, con su haz de viento y plástico arremolinando las callejuelas. Reparé en la frivolidad del presente, en su devenir de calles atestadas de manos derramando billetes en el mostrador de las perfumerías, como la felicidad embarrada y grisácea del christmas de un preso. Fue la búsqueda frustrada de mis raíces en propiedad, el paseo que hice ayer tarde por los parques a los que ya no acuden mis amigos, por los rincones que para mí siguen desbordando magia sin resignarme a su abandono en forma de carritos y mujeres que hace años ya me cercenaron la alegría.

Hoy fue noche de reyes, aún suscita nerviosismo el sueño de los niños que restan las horas por despertar. Niños que como yo jugábamos en campos de amapolas y trigo, sin mirarle el pedigrí a los renos de papá Noel. Jugábamos entre faldones de camilla sirviendo copitas de anís para colmar la sed de sus majestades, ahí, bajo el río de papel Albal y los lentiscos del portal, justo a la derecha de un árbol saturado de luces intermitentes, ahí me dejaba yo la vida, ahí temía yo el carbón; ahí dejaba yo mi carta y amanecía plagada de regalos, siempre todos los que había pedido, sin excepción, a la verita del barreño azul con agüita para los camellos.

Hoy fue noche de reyes y envidio con nostalgia un pasado que hace demasiado poco me huyó de lejos. Pero conservo de por vida el tacto de la puerta de mi cuarto al despertar, con el corazón restallante al saltar de la cama; pegando el ojo al picaporte por miedo a pillarlos… A veces, sólo a veces; el ser humano es maravilloso.

12 comentarios:

  1. HERMOSA ALEGORÍA DE LA NOSTALGIA LA QUE TU VOZ CANTA... SEGURAMENTE LOS REYES TE HAN DEJADO AQUEL DEJO DE TRISTEZA BELLAMENTE ENLAZADO CON TU VOZ GRATA DE ESCUCHAR...

    UN ABRAZO...

    ResponderEliminar
  2. Yo sigo sintiendome una niña y no pierdo nunca mi ilusión, me desperté esta mañana abrí algun que otro regalito... (no me habré portado tan mal jiji) y desayuné con mamá y planeamos el día de hoy....

    Me emocioné mucho con tu entrada, un cosquilleo muy familiar.

    Gracias.

    Feliz día de Reyes lindo.

    Un beso.

    LaNiñaMariposa.

    ResponderEliminar
  3. Desde hace muchos años la magia de la noche de reyes se había perdido... Llegó una nueva generación, y a parte de traer un pan bajo el brazo, devolvieron la ilusión de ver caritas de nerviosismo y de miedo al ver la cabalgata, y alegría al destrozar metros y metros de papel de regalo...

    ¿El más contento? El abuelo... lleva toda la mañana jugando con el enano de la casa, metidos los dos dentro de una caja de cartón de un televisor enorme.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta. Simplemente eso. Te sigo, un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Los nervios, la emoción, el miedo a ver sin ser visto,la curiosidad y la sonrisa de cada niño, son la magia de la noche y el amanecer del día de reyes reyes. Así como dice Pablo, el niño que llevamos dentro siempre nos hace falta.
    Por eso,en nosotros mismos o en el reflejo de otros, hoy todos somos niños.

    Un post precioso el tuyo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Los días previos a la navidad los paso planeando este día,la noche de Reyes en que nos juntamos los amigos y nos hacemos un regalo chorra con el que reirnos a carcajadas...y el día siguiente en el que estoy con la familia...me gusta ver la ilusión con la que un año tras otro y a pesar de los cambios seguimos disfrutando de éste día,disfruto con las caras que ponen al ver qué les han traído los señores de Oriente e incluso con la compra previa,a pesar de las colas y el gentío,imaginando sus rostros al abrirlos

    Y por supuesto, mis zapatos siempre están colocados en la chimenea...

    ResponderEliminar
  7. Si,señor,a veces el ser humano es maravilloso y lo mejor de todo es cuando uno está allí para verlo.Sigue colocando los zapatos y sigue siendo un hombre con alma de niño...yo a pesar de los palos de la vida continuo siéndolo y eso me hace hallar la felicidad sobre todo con mis amigos.Un post realmente hermoso por lo sincero y "vivido" al mismo tiempo que lo meía.

    ResponderEliminar
  8. Si es cierto :D solo avcs el ser puede ser maravilloso en otras tantas podia estar bien quitecito :D

    Espero que los reyes se hayan potado bien :D y yo tmb te sig0o !

    pd // Amo a Pablo Neruda

    ^^

    By_karac0ola^^

    ResponderEliminar
  9. Seguramente no me conoces, pero te sigo hace tiempo, llegué a tu blog a trves de Jose (tu compañero en El Desván del Duende)si le preguntas imagino que sabrá decirte quien soy, pues hemos intercambiado comentarios en nuestros respectivos blogs.
    Con respecto a este comentario, tengo que decirte que me has emocionado... Nunca, nadie debe dejar de ser niño, y nunca debemos perder esa ilusión,que aunque traicionada por el hecho de saber la realidad, nos hace el recibir regalos ese dia mágico que es el dia de reyes.

    Un abrazo desde Alicante.

    Juan.

    P.D. Te invito a pasar por mi blog.

    ResponderEliminar
  10. Miguel,

    paseo por tu blog de bracito de tu verbo y disfruto mucho con la visita. Quizás me quede más tiempo y también vuelva a menudo -te pongo en favoritos-. Gracias por hacer lo propio en el mío, espero contar con tu compañía a partir de ahora.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Cuando la melancolía inunde tu corazón, en días como estos en los que "se supone debemos ser felices". Cuando alguna que otra lagrimilla inquieta quiera asomarse al mundo a través de tus ojos, y llenarlos de tristeza, mira a los ojos de un niño, esas caritas llenas de inocencia, ese brillo en la mirada que ojala durara para siempre... entonces la lagrimilla se volverá tímida y en su lugar aparecerá una enorme sonrisa, que aun de la mano de la melancolía, iluminará un poquito tu corazón.

    un abrazo Miguel!

    ResponderEliminar
  12. ¿Quién volviera a etapa??
    yo disfruto muchisímo viendo a mis priminas abrir los regalos.. Ese brillo en su mirada, que expresan felicidad!!!,..y sobretodo esa pregunta inocente,¿Por qué no los podemos ver??...
    Es verdad que mi cabeza se llena de buenos recuerdos...pero al mismo tiempo una se alegra de ver como los niños que te rodean difrutan.
    Un besito.

    ResponderEliminar