RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

sábado, 2 de enero de 2010

COGERTE LA MANO

- Ahora que por fin no es primavera, ni hace un día radiante de esos veraniegos que tanto suele gustarle a la gente, quería hacerte una pregunta sin importancia.

- Hombre, pues para no tener importancia, ahórrate el formularla. Malgastar palabras, con la magnitud que puede llegar a alcanzar el orden de sus letras, sería algo torpe por tu parte, ¿no crees?

- Bueno, quizá tengas razón, pero eso en ti, no sería una novedad. El caso, es que llevo demasiado tiempo buscando la razón por la cual me sigo poniendo nervioso cuando sonríes. No sé, supongo que suena algo cursi, pero esa pregunta que quiero hacerte me está llenando los carrillos mientras hablo, y estoy empezando a atragantarme con demasiada frecuencia…

- No entiendo nada, gracias por eso de la sonrisa aunque no depende de mí, ya sabes que yo sólo…

- ¿Quieres casarte conmigo?

- … ¿Perdón?

- La pregunta sin importancia era que si quieres casarte conmigo.

- Pero… Y… ¿Cómo me sueltas esto así, de un modo tan…?

- ¿Impersonal? No cariño, no te confundas. Lo digo por advertirte, por el simple y mero hecho de que una respuesta afirmativa acarrearía despertarte cada mañana conmigo, convivir con mis manías y acostumbrarte sin más remedio a ellas.

- Pero si ni siquiera nos… ¿Conocemos? Es una locura preciosa, pero ya sabes que la…

- Claro que nos conocemos, nos conocemos desde hace ya varias vidas, no estaba en nuestra mano y el destino aquella vez nos separó. Lo digo porque si dices que sí, nunca una sola palabra habrá sido tan importante en tu vida, que sería ya la mía, y quiero que seas al menos consecuente. Has de saber que deberás desterrar la soledad de tu cepillo de dientes si finalmente accedes, decorar la casa a tu antojo porque, al igual que en las comidas, soy mucho más que llevadero, y anclar en el pasado el silencio de la casa, porque eso sí, soy muy ruidoso. No ruidoso de portazos, tienes mi palabra de que en la noche soy un gato, uno de esos ladrones de guante blanco que tanto os gustan a las chicas. Digo ruidoso musical, te pasarás el día entero con el constante tarareo de canciones y la mesa llena de discos, incluso a veces; me emociona tanto una estrofa que rompo a gritarla y… Bueno, ya sabes, soy bastante visceral.

- Pero, no me puedo creer que tú… Bueno, la verdad; estés haciendo esto así, de una manera tan superficial. Creía conocerte tanto que…

- Querida, París vendrá después, después ya vendrán las adulaciones y las poesías. Ya sabes, toda esa parafernalia de las flores y las pasiones desenfrenadas que tanto nos gustan a los artistas. Ahora, de momento, valdrá mucho más que todo el triste oro de éste mundo una mirada sincera de aprobación, no te pido ni si quiera un beso que lo consume, porque sería demasiada responsabilidad para un primerizo. Yo sólo quería cogerte la mano y, cómo ahora, volver a sorprenderte. El día que no lo consiga, nos dedicaremos sólo a amarnos.

12 comentarios:

  1. Miguel! me ha encantado este escrito, no sé por qué pero...me resulta familiar

    ResponderEliminar
  2. Que Bonito.

    A veces tan solo una palabra, una mirada, un minusculo gesto ... pueden cambiarlo todo.

    Todo todo todo incluso el estado de ánimo...

    bueno yo y mi ciclotimia...

    jeje.

    Quiero que me cojan la mano y que me compren palomitas de colores de esas que huelen tan bien...

    Un besito de laNiñaMariposa.

    ResponderEliminar
  3. Precioooso!! Me ha emocionado, que lindo!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, me ha llegado muchisimo. Soy demasiado romanticona para que no me guste, porque esos tipos de cosas que dice son las que me llenan el corazón.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. ME ENCANTÓ!!! y volverte a reencontrar más!!!

    ResponderEliminar
  6. Un placer tenerte por éstos mares guapa, nos seguiremos la pista. Besos y mordiscos!!

    ResponderEliminar
  7. Creo que es la forma perfecta de preguntarlo.
    De verdad me ha emocionado mucho. Siento mariposas en el estómago y una sonrisa boba en la boca, si fuera yo la del relato habría saltado a los brazos de quien pregunta...
    Te sigo de vuelta.

    ResponderEliminar
  8. buahh, genial , precioso, sorprendente, perfecto.

    es la primera vez que te leo y Dios, merece mucho la penaaaaaaaaa.

    ^^
    *·*

    ResponderEliminar
  9. Qué texto noble! Claro y preciso. No es conocerse, ni casarse, ni nada de eso... la razón del amor está en poder sorprender aunque pasen los años. Coincido con ello. Muy buen texto!! Geacias por visitarme,
    Graciana
    www.gracianapetrone.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Que bueno, se me parece a la vida de mis sueños jajaja, en fin, que bueno q llegaras a mi blog, así yo igualmente te he encontrado.
    un abrazo y te sigo

    ResponderEliminar
  11. Realmente, SORPRENDENTE..., como todo lo que escribes.

    El día que dejes de sorprendernos, nos dedicaremos simplemente a respirar...

    Muy bueno Duende Miguel...

    Un beso

    ResponderEliminar