RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

YO, MI, ME, CONTIGO

Aquella noche, la misma que hoy por capricho del calendario, aún era yo. Aún no sabía que las palabras y el afecto podían sentirse tan carentes de todo, tan vacías; llegar a valerme de tan poco... Aún hervía la enésima sopa de sobre y se mascaba el humo del Chester de después. Sonaba la radio aquí, justo enfrente del río, con los mosquitos poblándome el techo. Yo seguía pendiente como los últimos días de si por fin un presidente negro a la mañana siguiente sería el amo y señor de los rumbos de nuestras vidas, ganaba por goleada en casi todos los estados; tragedia republicana, y la noche era apaciblemente fría. Un par de días y dejaría los 26 aparcados en ese huequito de la memoria en que archivo mi colección de años pasados, cada cual con sus mejores y peores momentos; me dormí con el transistor cargado de porcentajes, lo que es la vida... Amaneció, y al sonar el móvil mientras me lavaba la cara frente al espejo, murió el niño que un día fui; para siempre

Ayer fue hoy. Hoy era feliz, hoy era normal. Hoy tenía una novia que me quería, un grupo al que dedicar cada minuto de mi vida, ventura en el hogar y una clase de guitarra esperando mi llegada. Hoy era mucho más simpático con la gente, condescendiente con las injusticias ajenas; infantil ante un mundo que ofertaba sólo cosas buenas, las que el vecino envidiaba de mí. Exactamente este día y a esta hora el suelo era firme, mi presente era estable, mi futuro sólido, el desamor un pánico aterrador, la zozobra suspender un examen, el dinero un mero tropiezo, el firmamento sólo estrellas, la nostalgia un capricho, el vértigo miedo a las alturas, llorar...

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas... Yo cuento los días para escupirle a Dios a la cara.

7 comentarios:

  1. Ya sabes...un fuerte abrazo y besos míos y de las niñas

    ResponderEliminar
  2. Cada vez somos más los que deseamos escupirle a Dios, pero, mientras llega ese momento, hay que intentar vivir la vida de la forma más feliz posible.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  3. Todavía estaba saboreando la entrada anterior (dificil de superar, muy alto es listón, es fabulosa) y ya tienes dos más!. Se nota que en ciertos momentos de la vida las reflexiones y pensamientos salen a chorro. Pues para los malos ratillos, lo que diría Albert Plá "lo mal que estamos...pero que bien que lo pasamos"

    ResponderEliminar
  4. a veces la vida te golpea tan fuerte que sabes que nada volverá a ser como antes,sabiendo eso hay que tratar de sobrellevarlo todo de la mejor manera posible,muchas veces digo que lo malo viene por sí solo,que no hay ni que buscarlo,por eso mismo hay que tratar de aprovechar y disfrutar de todos los momentos de la vida.

    un besazo

    ResponderEliminar
  5. Quien dijo que muriera ese niño? Por qué buscar culpables a lo pasado? Por qué esperar que llegue el tiempo para vengarse? te sentirás mejor así? Pues no claro que no, igual llegues hasta sentirte peor, pues todos esos malos sentimientos no sirven para nada, actúa sobre eso y en contra de eso busca la forma, haciéndolo alguien estará eternamente orgulloso de ti.
    Atrapa los 28 resucitando al niño que fuiste, siendo todo lo simpático que te dé la real gana, perdiendo el miedo y el vértigo, amando como sólo tú sabes, y disfrutando del presente sin pensar en un futuro, en definitiva vuelve a ser tú y el que quieres ser, por ti y por los tuyos ó es que ellos no son los suficientemente importantes para merecerlo? Yo creo que sí y tú también.
    El sol quiere salir las nubes no le dejan pero él sigue insistiendo, a ratos lo consigue y se asoma, quizás sepa que le estamos esperando.
    Estamos ahí para ti, esperándote y sabes quienes somos.
    Hoy yo y otros queremos que seas feliz!!! Mañana….también.

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo (hermano, primo...), apenas me da tiempo a comentar una entrada cuando tienes dos más, y me encanta....

    Las palabras no pueden llegar a valer tan poco cuando nos cuesta tanto pagar las letras, simplemente unas veces no las valoramos y otras veces descuentan crédito del interés devengado. Tampoco están vacías, sólo que su contenido no siempre es el esperado, y desgraciadamente tampoco el carrefour, que me diga, el continente.

    Los años no se dejan aparcados porque a alguien se le ocurrió llenar la vida de zonas azules, parkímetros y vados en los que apenas podemos dejar estacionado un segundo para un abrazo, una conversación o un beso. Los años se suman al vagón de cola, tirando atrás de una locomotora cada vez más vieja pero más resistente que no se queja del exceso de carga sino con un bufido de vaho sumiso que sale por su chimenea.

    El niño que fuimos nunca muere. El niño que fuimos convive con el joven al que maleó con picardías infantiles, el hombre al que enterneció con pensamientos ingenuos, y el anciano al que alegrará con recuerdos en blanco y negro.

    El suelo nunca es firme, son firmes los pies cuando se apoyan, ya sea en hormigón, ya sea en una nube. El presente nunca es estable, es establo. Convive con bestias que quieren desestabilizarlo, con correas, con fustas, espuelas y crines despeinadas.

    El futuro es sólido hasta que llega a su punto de sublimación y se evapora, sin que caiga una lágrima. El desamor es amor con ilusión o con rabia, la zozobra ansia de superación, el dinero un barco de papel en un charco de ácido, el firmamento el conjunto de autógrafos que llegues a firmar en tu vida, la nostalgia el pasado y el vértigo saber que hay distancias.

    No gastes saliba en escupir a quien no existe ni palabras en hablar a quien no escucha. Usalas para contarnos todas estas historias que estamos deseando escucharte.

    Feliz cumpleaños!!!!

    ResponderEliminar
  7. Qué pasada de crítica juancar, me has dejado a cuadros, bordáo cabroncete... Un abrazo desde Murcia

    ResponderEliminar