RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

lunes, 9 de noviembre de 2009

CAMINANTE NO HAY CAMINO

"...La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida."
Cervantes



Proclamando libertades nos fuimos en el ocaso del verano a Barcelona, a darnos cuenta de cuan ancha puede ser Extremadura, poblando de banderas un escenario aliñado con morcillas y cerveza. Así repetimos poco despues por Vic, con su estandalache de propagandas al mejor postor, sus cantantes a capela, sus estrafalarios percusionistas con tuberías y cubos...

Divulgando franqueza regresamos a Madrid con un caballo de madera y Migueli con su percuta por los suelos. Gente entrañable y cuatrocientas gargantas coreando en la capital nuestras benditas malditas canciones. La noche se hizo larga, tanto que fueron tres a falta de una. Hubo paradas de metro que me azotaron con la nostalgia de tiempos pasados pidiendo con Jose en los vagones y durmiendo en el Retiro, esa primera picardía que inculcaba un mundo aun por ordenar de manos del niño poeta. Acudimos a "El Larguero" para poner cara a las voces que me encajaron los dientes desde zagal, y caradura a los que aguantaron hasta la una para oir nuestra sarta de idioteces. Miren fue simplemente fantástica, ojalá pronto recorramos tambien la patria vasca.

De allí a Salamanca con el eterno Camelot y unas escaleras plagadas de negros recuerdos, cena rapida en el burguer, ducha acelerada en la habitación de Nuria y muchas risas con Joaqui. Las copas y la afición ecuestre siempre fueron de la mano. Guadalajara al día siguiente fue resaca en vena, una sala heavy palmeando rumba, la sorpresa en la mirada ante tan buenagente. Los chavalitos que no tenían para la entrada, Celima en la mesa de sonido, Baileys con 2 hielos y una partidita al Tetris. Los camerinos con "Fran Perea el que lo lea" taladrados de boquetes, recogida de cables y pal hotel de cabeza que no puedo con mi alma. Toledo llegó a las pocas horas con sus tapitas de medio día, la comidita en el bar del camarero que no le sirve albóndigas a Jose y un montaje distraido. Camerino engalanado, graves que se cuelan, pilas que se agotan en la guitarra, y otra vez la tropa de Guadalajara que se encaja a vernos pidiendo el eterno "A tu lado"... Cubatas por doquier, Conchita y a la furgo de vuelta apenas digerida la madrugada.

Murcia seis días después se llamaba 8 horas de carretera, una y pico perdidas buscando la Sala (que al final resultó estar a un minuto del hotel), y un sonido de lujo. Qué maravilloso es cuando suenas bien, sólo desde el escenario se puede llegar a comprender en toda su amplitud este aparentemente sencillo concepto... Luego del bolo, cumpleaños por todo lo alto con Jose y Joaqui hasta que por fin cantó el gallo a las 11 de la mañana. Cervezas y cervezas, pizzas, Loquillos y Barricadas entre gente con tan buen rollo como para desear volver pronto. El regreso, una odisea grua incluida por un depósito vacío y el temporal arreciando en plena llanura... Así somos, de aquella manera, y nos quedamos filosofando hora y media sobre piedras y flores que crecen en la nada. A veces una nube es mucho más que gotitas de agua.

En el horizonte inmediato vislumbro Pamplona, Valladolid y Navarra; otro saco de experiencias y sueños cumplidos que desgraciadamente uno no acostumbra a valorar.
El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene. Bendita mi suerte de pertenecer a este rebaño de cabras.

3 comentarios:

  1. No sabes cuanta envidia (sana por supuesto) y alegría me da leerte.Disfruta a tope que ademas se ve que vas con buena gente.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. tenía ganas de leer una crónica de vuestros viajes...ojalá la próxima sea más larga!

    y esto me recuerda a esa cancioncilla que dice:
    vivo en la carretera,dentro de un autobús,
    vivo en la carretera,aparcado en un blues,
    vivo en la carretera,siempre miro hacia el sur,
    vivo en la carretera,el blues del autobús...

    en vuestro caso autobús=furgoneta

    ResponderEliminar
  3. Pues si allì estubimos en Guadalajara y en Toledo,pasandolo genial con la buena gente que estaba en el escenario y en la pista,que consiguieron que el viajero melillense olvidara su malayerba.Aunque no lo creas ninguno pasamos por nuestro mejor momento pero gracias a vosotros durante un par de horas olvidamos lo malas que pueden ser las personas y lo perra que puede ser la vida,por eso iremos a cada sitio que podamos,si nos preguntas a cualquiera de nosotros que cual es el mejor fin de semana que recordamos ninguno dudariamos ni un segundo,nos vemos en Valladolid que aunque no cantes nuestra cancion sabemos que intencion pusiste!!lo dicho nos vemos el finde!!un millon de gracias por ir regalando ilusion y buenas vibraciones con cada nota que sale de esa guitarra tan tuya!!

    ResponderEliminar