RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

viernes, 31 de julio de 2009

EL MUNDO YA NO NECESITA OTRA CANCIÓN DE AMOR, PERO YO SÍ

"La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás muestra cuánto se aburren." Arthur Schoppenhauer (1788- 1860) Filósofo Alemán


Corren malos tiempos para la lírica y la incívica vida bohemia. A veces cuando compartes un ratito de tertulia con el ciudadano de a pie, ese que ya viene de vuelta de todo en este mundo de mecánico proceder, te mira a los ojos y altivo te pregunta: "Pero, a parte de tocar la guitarra chico, tú. ¿A qué te dedicas...?".

Es ahí, tras su consiguiente arqueamiento de entrecejo y enrarecido halo de despecho, donde comienza su fragor de hechos ponderables y mi batalla ególatra y personal por defender una vez más lo indefendible para una sociedad que camina en rebaño, obtusa ante la zanahoria y la caña; a varazos de acebuche en el lomo; las buenas costumbres se están perdiendo...

Y hace bien ese señor con los conocimientos justos para pasar el día, osadía sería dudarlo; claro que hace bien, por supuesto que sí, insisto. Hoy día, en plena crisis acuciante que sólo Marianico el corto y sus peperos sabrían (cómo no) capear, lejana ya la veintena en que uno debe empezar a dejar de mocearse para pensar en ajuares y vicarías de postín. Con cuatro millones de almas arrojadas a las calderas del INEM y una nueva gripe apocalíptica fabricada en un búnker por cerdos mariachis; un españolito con guitarra y cante no es más que un niño de papá. Un vividor bandolero forrado que no quiere trabajar; como la rumana de la puerta del Dia que pidiendo gana más jornal que Paco el del estanco, el pobre que se muere de calor desde las 7 de la mañana tras su pretérito y rancio mostrador podrido de colillas.

Porque claro está, eso de dedicarte a tocar la guitarra será en tu cuartito, con tu airecito, un ratito y con una niñita guapa que te pida que le escribas una. Por el amor de Dios llamar a eso trabajo... Una buena pala en una zanja y te hacía yo un hombre en dos días... Poca vergüenza los niñatos estos que solo quieren droga y botellón, dónde andará el caudillo...

Cómo huir del lanzamiento de toalla y la aplastante pereza de explicarle a ese caballero que, aunque bichos raros, ninguno de los míos se cayó de un guindo y no, desafortunadamente no tengo dinero, jamás lo tuve ni afortunadamente soy tan pobre como para sólo tenerlo. Cómo gritas en la caverna, antorcha erguida en mano frente a un oso ciego y sordo, que nadie me regaló nunca nada, que esto no llegó de la noche a la mañana, que para su impaciente tranquilidad también me une a su mundo de borregos mi licenciatura, mi master y mis currículums en la papelera de su jefe, por si algún día a éste insensato se le acaba la tinta y mueren las ganas de entonar. Imperfecciones mundanas e insalvables son las etiquetas que como siempre, afortunadamente, me vuelvo a pasar por el forro.

Si hubiera un solo hombre inmortal sería asesinado por los envidiosos.

5 comentarios:

  1. Vale, vale, entendido, pero.... ¿tú aparte de tocar la guitarra a qué te dedicas?

    ResponderEliminar
  2. jajajaj....Puto juancar, encima te tenía que haber hecho una reseña porque tienes gran parte de culpa de que acabe escribiendo estas movidas...Pa habernos matáo

    ResponderEliminar
  3. yo también la necesito asinqqq jeje un saludo muy bueno todo esto y que razón tienes

    ResponderEliminar