RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

miércoles, 31 de agosto de 2011

LOS OTOÑOS QUE NUNCA FUERON

"Quitad de los corazones el amor por lo bello, y habréis quitado todo el encanto a la vida".

Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Filósofo francés.


A las claras del día te llevaré hasta allí posada en mis alas para que al fin muera la ciudad, acuchillada a besos en un amanecer de vida.

Y lo haré despacio, fracturando los bolsillos de urgencia; con la misma diligencia con que llegaste a mis días, sin reflexión ni juicio, presta en tu solo modo de mirarme. Y te llevaré al olor de mi ayer más lejano para que sepas quien soy, para que te desbarate como a mi el levante cuando nos muerda el pelo. Iremos para que nos trepe la marea, porque sólo allí aprenderás a violar los relojes ¿Sabes? Ahora sólo irrumpo en su caricia cuando ciñes mi mano a la tuya. Y debe ser por algo amor, por algo demasiado colosal como para obviarlo un solo minuto más y necesito encontrarme; escapar de mí para hallar aquel sentido que escupía sonrisas a cada instante vivido.

Los otoños que nunca fueron tienen que estar allí, atrapados en algún latido breve, en algún arañazo de bocas revolcadas en la arena. No hice más que desertarles el abrazo, repudiar aquellos aires de hoja caduca y ahora daría mi vida por rozarlos siquiera, por alimentarme de sombras... Los pasé por alto bajo tanta primavera y ahora... Ahora necesito evocarlos de cerca, cara a cara. Respirar una última vez todo aquello que era mío y ya perdí para siempre, hoy que ya no le tengo miedo a la vida, sólo a su nostalgia.

Te arrastraré sí, bajo esta ropa mordida de recuerdos hasta ese universo que encierro de orilla a orilla y podrás al fin apartar cuanto te sobre, rehuirle al colectivo lo mundano de su prisa, de su impaciencia por tener hasta henchirse de ansia el vientre. Yo... Yo te llevaré justo donde colinden tierra y mar, a ese límite del mundo que todos dicen conocer pero ya nadie paladea. Y vendrás para que mi patio linde con el tuyo al ver la tarde tornarse caramelo, cuando el techo del mundo tenue se acicale de estrellas y muera en los labios de la luna la menguada lengua del sol.

11 comentarios:

  1. Tus palabras tienen la cadencia de tu música!...erótica y apasionada carga de belleza poética y reflexiva...colores, música, formas y contenido...un gusto disfrutarlo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Precioso!.
    Me quedo con los vellos como escarpias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una vez más me cuesta describir lo que siento al leerte, (y soy conciente que es muy difícil de lograr eso en mí), ya que siempre tengo de mi lado a las palabras.
    Es hermoso ver una forma tan única de utilizar el lenguaje.
    Me encanta.

    (la música, ya lo sabes, me mata)

    ResponderEliminar
  4. Una vez más me cuesta describir lo que siento al leerte, (y soy conciente que es muy difícil de lograr eso en mí), ya que siempre tengo de mi lado a las palabras.
    Es hermoso ver una forma tan única de utilizar el lenguaje.
    Me encanta.

    (la música, ya lo sabes, me mata)

    ResponderEliminar
  5. Os invito a que visitéis LA MACULA PURPURA en facebook, titulo de la novela de Salmorelli.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. como siempre otra puñalaita mas en to el costao...

    De tu forma de ver las cosas y contarlas alimento mis sentidos, después las moldeo a mi manera para contarlos yo de nuevo... aprendo mucho contigo maestro!

    magistral como siempre!

    abrazos hermano!

    ResponderEliminar
  7. Es necesario volver a ese origen del que el tiempo y las circunstancias nos va separando sin apenas darnos cuenta. Volver a ese punto donde lo espiritual y lo real se difuminan; allí dónde se despierta el sentido de una vida.

    "ya no le tengo miedo a la vida, sólo a su nostalgia".
    Increíblemente bueno.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo, Precioso!!!
    Gracias por dejar tu huella en uno de mis blog.
    besitos para ti, que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  9. "... Ahora necesito evocarlos de cerca, cara a cara. Respirar una última vez todo aquello que era mío y ya perdí para siempre, hoy que ya no le tengo miedo a la vida, sólo a su nostalgia."

    Certero, como siempre, derechito a los adentros... mirando cara a cara a la vida y sobreviviendo a la nostalgia...

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Escuchando al gran Quique Gonzalez, y leyendote.
    Nirvana. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar