RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

miércoles, 3 de agosto de 2011

EL LENGUAJE DEL MUNDO



"El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen".

Rabindanath Tragore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.




Érase una mujer cualquiera colgada del permiso de unos labios. Apenas altiva en su menudez transitaba las vías con el fin de caminar, lejos de entablar rumbo. Reía justo en el centro de su propia boca, bajo las dunas de sus pómulos hollados. Y lloraba, lo hacía abrazada a un bolero, con la rima del balcón hueco de príncipes, como cualquiera lloraría... Pero silenciaba sus desidias con el tesón del marino que expectante contempla su anzuelo vacío.

Érase que se era algún hombre vacío con cara de ausencia aguardando la lluvia, por si viniera a cesarle la grieta, como si calarle fuera a alejar los mapas que ella imperaba hasta borrarlos del horizonte. Apenas huraño en su regusto a desengaño pendía de la vida como el mutuo amor que una vez profesado se remuerden vino y olvido. Y se hacía viejo; más y más añoso mientras las aves teñían de amor las calles en su danzar de alas, bajo la atenta mirada del aire recién surcado.

Eran dos seres más pero miraban los charcos y tropezaban consigo, porque les convergían las manos en fotos ancianas, porque la sangre al fin no les latía de distinto modo... Eran sin más pero en su estampida del cielo, justo donde ya nada ni nadie los rescataría, hablaban sin saberlo el lenguaje del mundo. Porque eran insuperables en esa mediocridad que los hacía únicos, en su tejado aceptable, en aquellos besos pasados tan comunes, tan finamente corrientes que los anclaba a la tristeza de añorarse.

Eran no más que prosa ante la galantería del poema de la vida, apenas los parques tatuados que ayer cómplices reflotaban a su paso. Serían por siempre dos cuerpos normales versando de nada, de no ir al baile, de lo ordinario de sus tactos tan metódicos, tan moderados como el de cualquiera... Pero entre tanta uniformidad, bajo tanto ser pasable, eran tan irrepetibles; tan magníficos por no querer... Por no saber dejar de amarse en lo callado, sobre el abismo que los separaba, que enjaularon la luna tras las pupilas para jurarse volver a ser uno.

13 comentarios:

  1. Ufff,Miguel,dulcemente amargo ese amor de dos...maravilloso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Miguelito, pisha, bueno de verdad eh? Sabes? me suena a canción pa'l próximo disco. Un abrazo jefe, disfruta del verano antes de que llegue el otoño y asfalte las calles. Mordisquitos..

    ResponderEliminar
  3. bonita historia miguelon

    ResponderEliminar
  4. Ponele música...
    Vaya que escribes lindo Miguel.
    Sabes? esta historia me parece conocida.Tal vez vivida por muchos?
    Besitos sin mordiscos,jajja.
    Cuidate mucho!

    ResponderEliminar
  5. Cada quien -a pesar de lo que con liviandad llamamos mediocridad- es en sí mismo una unidad irrepetible y muy digna de ser valorada en su exclusividad.
    Cabe entonces preguntarse si cada quien se anima a asumirse como tal, para que luego el mundo sea quien lo valore =)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Puf, tremendo, y la última frase...
    bueno, bueno, no puedo añadir mucho más maestro, ya quedaremos que toca, y la nostalgi se va con una buena charla y unas cervecitas...
    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  7. y sera que un día puedan darse un fuerte abrazo lleno de todo lo sentido.

    VALE anonima jeje

    ResponderEliminar
  8. ..Pero entre tanta uniformidad, bajo tanto ser pasable, eran tan irrepetibles; tan magníficos por no querer... Por no saber dejar de amarse en lo callado, sobre el abismo que los separaba, que enjaularon la luna tras las pupilas para jurarse volver a ser uno.

    Únicos, por lo común del sentimiento y a la vez lo exclusivo de su vivencia, por enjaular la luna tras sus pupilas...

    Besos y mordiscos....

    ResponderEliminar
  9. uffff, cómo llegan tus letras a lo más profundo...y coincido con Suso en tu último párrafo, en ese momento
    "Por no saber dejar de amarse en lo callado, sobre el abismo que los separaba, que enjaularon la luna tras las pupilas para jurarse volver a ser uno."

    en ese momento me estremezco al leerte
    y sonrío a la vez que una lágrima se pierde

    qué bonito, Miguel!!

    Un beso y gracias por deleitarnos de esa forma tan única y auténtica cómo tu sabes!!

    ResponderEliminar
  10. Miguel es precioso lo que has escrito y tenia razon, pensabamos en paralelo, solo que tus letras lo han hecho mucho mas exquisito... es tan bello no saber dejar de amarse y tu lo has bordado "en lo callado".

    Sublime "mi poeta favorito".

    Muaks.

    ResponderEliminar
  11. Oh, por Dios, de algo me acordé.

    ResponderEliminar
  12. Me tengo que venir a mi pueblo para sacar un hueco y leerte...
    Me encanta.
    Que salga bien el concierto.
    Muakkkk

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho Miguel!!!
    :)

    Un beso de Mariposa :*

    ResponderEliminar