RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

jueves, 25 de agosto de 2011

SOSTIENES LA MIRADA


"Las palabras están llenas de falsedad o de arte; la mirada es el lenguaje del corazón".

William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico



Un par de ojos se alzaban sobre el gentío. Trotaban, se desplomaban sobre el bullicio incontestable. Graduaban su ajuste al paisaje engarzados en un halo de humo rancio; vetusto y deslizante sobre el filo de otra copa.

Revoloteaban tediosos circunvalando cada gesto, cada esbozo de ser retratado bajo el rostro de la manada. Graduales hurgaban en lo ajeno, en busca de nada, a la espera de todo cuando fueron sorprendidos, rozados siquiera en su capacidad de asombro. Fue una décima de segundo, apenas una eternidad en que sustentar el hambre de amor que les duraba ya cien vidas.

Era ella, ella entre tanto cosmos y le había sostenido la mirada. Una maravillosa cualquiera que le cruzaba los cometas; la llama que aviva el rebrotar de otra nueva ilusión quien le había agarrado el tránsito para rescatarlo de sí. Era ella. Fascinante ella y le había sujetado el parpadeo, complacida en la inspección fugaz que hasta ese entonces se derramaba pobre sobre la barra.

Le sostuvo la mirada y se atravesaron las almas en busca del todo. Eran ya titanes sobre el mundanal ruido; el hambre de hazañas, conductas y hechos surcando aquel techo. Se habían soportado el choque de pupilas y ahora les urgía alimentarlas, reforzarlas presurosos hasta consolidarlas antes de que se les derrumbara la confirmación ajena... Pero no había ya nada que temer; era para entonces aquel par de extraños uno, indisoluble ya en otros labios forasteros.

Un par de ojos se alzaban sobre el gentío y ella respaldó su causa, su manera de divisar el azar en un soplo de vida. Secundó su acecho, su fisgoneo como asoma siempre el niño a lo prohibido... Y le dobló las cañas afirmándole lo cierto del encuentro, del extraño que por siempre ya perduraría en una sola mirada.

12 comentarios:

  1. Maravilloso texto...
    Un abrazo Miguel :-)

    ResponderEliminar
  2. Y sólo cuando descubres esa mirada entre tantas otras, sólo entonces, te haces a la idea de la fuerza que tiene. Además, suele ocurrir cuando menos lo esperas. Un instante precioso el que hoy describes...y que nunca se olvida.
    Una mañana te levantas y crees no reconocer esa mirada; parece vacía...Pero puede ocurrir también que descubras un brillo más intenso, esa luz que sabes te acompañará cada día.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre tan certero en tus relatos en ese estar a caballo entre la realidad y el deseo. Un abrazo. Tino

    ResponderEliminar
  4. Mi frase: "la mirada es la palabra muda del corazón" y cuando se encuentra esa mirada que lo dice todo sin decir nada...ufff, que bonito es el amor!!!

    y que bonito que escribes mi poeta favorito!

    Muaks.

    ResponderEliminar
  5. "Un par de ojos se alzaban sobre el gentío y ella respaldó su causa, su manera de divisar el azar en un soplo de vida. Secundó su acecho, su fisgoneo como asoma siempre el niño a lo prohibido... Y le dobló las cañas afirmándole lo cierto del encuentro, del extraño que por siempre ya perduraría en una sola mirada."

    Cuando la mirada prende en la retina del otro, es una experiencia vital, de dentro, de piel.... y entonces, todo está dicho...

    Un beso...

    ResponderEliminar
  6. Todos hemos sentido el sostener de nuestra mirada, de manera que cuanto mas miramos, mas rápido late nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  7. "Fue una décima de segundo, apenas una eternidad en que sustentar el hambre de amor que les duraba ya cien vidas" Me ha encantado. Yo también me he recreado en una mirada, por pequeña que haya sido.

    ResponderEliminar
  8. Siempre, pero siempre siempre, me pudieron las miradas. Aunque no cualquiera puede llegar a tocar justo ese lugar especial que les reservo.

    Y, como siempre, una delicia la música de tu blog. Me mata. Ese acento es...

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, se puede mentir con las palabras pero nunca con la mirada, los ojos son las ventanas del alma y en ellos se refleja siempre la verdad.

    Un cálido abrazo alado,
    Diana

    ResponderEliminar
  10. Un par de ojos se alzaban sobre el gentío

    super gráfico, es como ser testigo absoluto
    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Tanto se ha escrito, tanto se ha versado, y aún así, nadie ha podido descifrar el poder oculto, que se oculta bajo un matorral espeso de pestañas.
    Un abrazo talentoso Miguel.

    ResponderEliminar