RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

martes, 20 de abril de 2010

DESPUES DE TI

"El que se alimenta de deseos reprimidos finalmente se pudre".
William Blake (1757-1827) Poeta y pintor inglés.


Hoy te he visto y creo que ya no duele. No duele o al menos daña tu figura de un modo distinto, más pausado, como arañan las cartas desenterradas por descuido del cajón... Pero creo amor que ya no dueles.

Y quizá te quiera ahora más incluso que antes, por este querer recién nacido del cariño profesado, el que acuna tu bagaje a mi presente. Pero ya no mata la gloria de tu talle, apenas sí me seguirá encantando de por vida, como adoro la textura de un nube. Y decir esto es demasiado, una vaga certeza navegando un mar de dudas en su cáscara de nuez, pero al menos es algo y ese algo, demasiado más que nada. Un primer paso dubitativo, mentirosamente piadoso para conmigo mismo... Te vi doblar la esquina en un sueño cavernoso, hondo, anestésico y, con el alma en vena, me refugié en mi falsa seguridad para gritarte desde mi trinchera esta vacua afrenta al eterno vaivén de mi vida, ese en el que se funden los paseos de domingo con lirios de despedida.

Lo supe cuando en brazos de Morfeo rió tu boca de almíbar bajo el cielo de la luna, y la llaga tardó en doler más de la cuenta. Lo advertí en calma al ver posarse golondrinas a mi lado. Trinaban sobre cestillos de esparto y cipreses que han seguido creciendo en nuestra ausencia, sobre la ropa recién tendida. Rezumaban ese olor a ladera caminada, a plata de anillo y astillas en el corazón podrido de horas prorrogadas... Pero sus alas ya no eran nuestras. Lo adiviné en la caricia del aire, cuando te mesó el cabello y no te corrí esta vez impetuoso al rescate.

Cuando acurrucado entre nenúfares sorprendí al barquero cobrando a la niña bonita, apagué torpemente el cigarro y me perdí en estos versos, sosegado, vacío de prejuicios e indolente ante la negligencia de habernos dado al abandono.

30 comentarios:

  1. Vuelven a soprenderme tus letras con sentimientos que empatizo, que hago mios en el recuerdo de historias pasadas que no dejaron más que ese cariño, que es un amor igual de profuso pero sin heridas abiertas, sin llagas ni dolor.

    ResponderEliminar
  2. Cuando crees que un dolor tan profundo sólo puede llevar a la muerte, surge el milagro, y un día duele menos. Vuelve la esperanza de volver a amar.
    Maravilloso texto. Como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Las historias acaban, pero lo importante es que siempre quede el cariño, el respeto y un cierto grado de amistad.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buen canto al amor, reprochándole su ausencia después de su presencia. Sin lugar a dudas todo lo que empieza, por ley natural, tiene un final, a veces malo o a veces peor, pero final al fin y al cabo. Enorme.

    Preciosa foto ilustrativa de mi azotea con la ropa alunada ya.

    Un abrazo "pisha".

    ResponderEliminar
  5. Me he sentido muy identificado con tu texto. Yo pase hace ya un tiempo por eso qué dices, es como si de un momento a otro se dudara de nombrar al sentimiento... AMOR. En definitiva, es el primer paso hacia el olvido

    ResponderEliminar
  6. Juancar, se agradece esa empatía. Al fin y al cabo, es el sentimiento universal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mercedes, efectivamente esa luz aparece en el momento en que más ciegos solemos caminar. Como diría el gran Sombragris, si hay sombras, es porque más allá hay luz. Un beso.
    Luismi, sin duda eso es lo más importante, lo único a tener en cuenta es que es algo que no está en manos de uno, sino de ambos. Ten cuidado en el metro con el libro, que vas a perder el trabajo!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Grande Raulito, grande... La vida tiene estas cosas, jejej,,,. Un abrazo!!
    Alvarito, en tu línea. Me gustó mucho ese final con pasos hacia el olvido... Cuídate artista.

    ResponderEliminar
  9. "...Pero creo amor que ya no dueles... pero al menos es algo y ese algo, demasiado más que nada... Lo adiviné en la caricia del aire... y me perdí en estos versos, sosegado, vacío de prejuicios e indolente ante la negligencia de habernos dado al abandono."

    "Todo pasa y todo queda... caminante, no hay camino...porque tú amas los mundos sutiles... caminante, no hay camino sino estelas en la mar... golpe a golpe, verso a verso..."

    No sé, ha sido una asociación de ideas y sentimientos en el momento que lo he leído, en realidad no sé si tienen demasiado que ver, pero lo he sentido así...

    Un beso caminado...

    ResponderEliminar
  10. Escribió Paulo Coelho en El Zahir: "Es mejor lamer mis heridas, como también hice en el pasado.Pasaré algún tiempo pensando en ella.Intentaré justificar todo lo que pasó,pasaré días y noches reviviendo cada momento a su lado...Al caminar por la calle, en cada momento me voy a cruzar con una persona q puede ser ella.Sufrir día y noche,sufrir noche y día.Esto puede durar semanas, meses, tal vez más de un año.
    Hasta que cierta mañana me despierto,me doy cuenta de que estoy pensando en algo diferente y comprendo que lo peor ya ha pasado. El corazón está herido,pero se recupera,y consigue ver la belleza de la vida otra vez. Ya ha pasado antes,volverá a pasar, estoy seguro. Cuando alguien parte es porque otro alguien va a llegar; encontraré otra vez el amor".

    Y tal y como narras, un día te das cuenta de que puedes mirar a la otra persona sin sentir un desgarro en las entrañas, sino con la paz que otorga la confianza y la seguridad de no sufrir por un amor que ya no existe, que ya no daña.
    Y es que, Miguel, a pesar de la cruda realidad que relatas, tus palabras imprimen tanta dulzura y ausencia de resentimiento que surten sobre el corazón el mismo efecto que la melodía sobre las fieras.

    Un puñado de besos!

    ResponderEliminar
  11. precioso, me he sentido un poco identificada ya que hace unos dias vi una persona que me causaba el mismo efecto asi que me has dado, los recuerdos siempre quedan en un rincon olvidado del corazon, y siempre afloran de manera especial y creo q se quiere mas cuando ya no se tiene.besitos Miguel,Carmen

    ResponderEliminar
  12. Y de la garganta de Serrat, mejor que mejor... Besitos Mercedes.

    ResponderEliminar
  13. Mónica, tienes la mágica capacidad de emocionarme hasta en los comentarios. Eres única, un besazo reina.

    ResponderEliminar
  14. a veces los grandes amores, esos que parece que nunca pudieran terminar, culminan, pese a todo y dejan heridas. Pero siempre le tiempo cura, aunque no sea del todo. Y con el paso de los años esos sentimientos decantan y se transforman en importante sedimento de nuestra sustancia de "ser"...pasan a ser parte nuestra y os nutrimos de lo que ya no es.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Todo, todo lo cambia el tiempo...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  16. ¡Pero qué manera de traducir los sentimientos en palabras! Eres un mago, ¿lo sabías?

    Un beso nuevamente admirado!

    ResponderEliminar
  17. Jajaja.,.. Qué muchacha!! Un mago de las palabras sí... Estás apañá. Un besazo guapita.

    ResponderEliminar
  18. a veces la sola visión de alguien hace daño y tiempo después te das cuenta de que ya no duele tanto o casi no duele, pero siempre duele algo es la manera de saber que estamos vivos. Un saludo de tu amigo falsario (que por fin he publicado ya mi libro) pues como de costumbre me emocionan tus palabras.

    www.falsario.org

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena amigo!! Ya tendremos ocasión de intercambiárnoslos en algún próximo encuentro. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  20. 23 MILIMETROS

    Echo la vista atrás y todo parece un sueño, no lo puedo creer, donde se han quedado los sentimientos, donde se quedaron los abrazos, los besos, ese amor apasionado que me hacia morir en cada encuentro.
    Todo era pasión, hasta las palabras mas dolorosas eran con pasión, con pasión de amarnos hasta el final, con la sensación de morir en cada instante de abrazos, de amor, de pasión, de él, en todo momento.
    Los azotes de puertas cada vez más sonoros, todavía zumbaban en mis oidos mezclados con el sudor de las sábanas. Era la vida, al límite en cada segundo, sin saber en qué momento aparecería una nueva despedida. La desesperación del amor, el consumirte en sus brazos para volver a la soledad en instantes posteriores, la soledad compartida, la incertidumbre de la compañía, la enfermedad y las ganas de vivir, meses frenéticos, donde la vida rodaba con mucha dificultad.
    Nos hemos querido, lo se, pero no era bueno, todavía duele, se pasará?..., tengo mis dudas, me quedó una vida en herencia para recordarme lo vivido junto a él.
    Mis ojos todavía no han llorado, quizás estén secos, quizás no haya más lagrimas que derramar, la alegría viene a mi vida, hay vida dentro de mi, pero se fue ya no está, todavía quedan resquicios de este amor, la desesperación vuelve a mi, se unen las lagrimas, son de felicidad o de tristeza?..., me quedan 23 milimetros y la distancia de kilómetros entre él y yo.
    Todo ha cambiado ya no soy la misma, Campanita se despidió y echo a volar para no volver al País de Nunca Jamás…. él se quedó allí.
    Quizás algún día no duela y los sentimientos se disipen con la espuma de los días, de los meses o de los años…..
    Tengo la esperanza de la vida dentro de mí y eso me hace seguir adelante.

    C.......

    ResponderEliminar
  21. Me encanta venir a leerte y perderme en tus sentimientos, tan nítidos y puros, duele el amor, pero siempre quedan esos bellos momentos en que el recuerdo nos delata con los tiernos intantes vividos.
    Besos y susurros con dulzura

    ResponderEliminar
  22. Es triste el sentir en cada uno de los poros de tu piel como va desapareciendo el amor. Es como un robo inexplicable cometido por un ladrón invisible. Pero cuando ese dolor se transforma en aceptación de lo inexorable, el cariño y respeto hacia esa persona se multiplica en nuestro interior y la sensación de paz nos anega.
    En fin, que me ha encantado tu relato, por lo que dice y por lo que sugiere, por esa tolerancia y ausencia de acritud hacia la herida que no tiene remedio.
    Un beso, Miguel.

    ResponderEliminar
  23. Encantado yo de encontrarte por estos mundillos blogueros amiga, un placer leerte. Besos y mordiscos!!

    ResponderEliminar
  24. Dificilmente superable tu final Marisa, realmente lo has clavado, jejej... Muchas gracias por venir de nuevo a tu casa... Un besito.

    ResponderEliminar
  25. Qué pasada los 23 milímetros.... Me ha encantado aunque, tranquila, no te delataré amiga. Encantado de tenerte por aquí, espero volver a verte pronto. Besos y mordiscos.

    ResponderEliminar
  26. Grande.Intangible pero a la vez deshaciendose en tersura,melancolico y a la vez insultantemente alegre.
    Solo tu y unos cuantos sois capaces de evocar todo eso con unas pocas palabras.Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Parecía que no llegaría nunca,pero llegó,hay que hacerle caso a los refranes que encierran una gran sabiduría mantenida durante años...efectivamente el tiempo todo lo cura...

    ojo,a veces se tiene recaídas,pero también se sale de ellas,además tu tienes grandes motivaciones para poder lograrlo

    un besin,que hace mucho que no te lo mando...

    ResponderEliminar
  28. ¡Que suerte la seguridad de un "despues", un "mañana", un " de nuevo"!

    Besos mi señor Miguel. Hermoso, muy hermoso.

    ResponderEliminar
  29. ...ver que ya no duele, o que no duele tanto, es un verdadero alivio. dejar de respirar de forma entecortada es una maravilla :)
    un beso miguel!!

    ResponderEliminar
  30. Gracias por tu visita Diki, aqui tienes tu casa... Un saludo!!

    ResponderEliminar