RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

jueves, 11 de junio de 2009

AFILANDO COLMILLOS

Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar. Solo conmigo, solo en mi mundo; cada vez menos solo, a ratos ausente, cada vez más harto de hombros oportunistas que bajan en su minuto de bocadillo y asueto a arreglarme el mundo. Camina por aquí, te estás equivocando, demasiados desvíos, demasiadas curvas…Pitos y camiones afuera, tan lejos de esta coraza hundida en el pecho; a penar invitaba yo al prójimo…Pobre de aquel que aun mirando nada ve, que aun sintiendo nada siente y aun entendiendo nada entiende. Pobre, pobre de aquel; rezumaba galantería y lisonja el niño de Cádiz…Un tropezón puede prevenir una caída pero, ¿acaso ando de un tiempo a esta parte trastabillando con la zancadilla del mal camino?, ¿quién acuñó el buen camino?, ¿quién la certera directriz?, ¿o acaso ando buscando caer de boca cuanto antes para que al levantarme no sea ya el corazón el que duela?. Qué sabréis de mí...
Aves carroñeras otean el horizonte en busca de su alpiste, sirenas de la mala envidia resuenan en las bocas más hurañas de la faz de esta tierra; incluso los matones de la media noche se reúnen para darme sabios consejos del embuste…El aburrimiento adormece al presto y alimenta al fisgón que solo trata de colmar su vacía monótona existencia indagando en las vidas ajenas. Hago cuanto me place cuando me place si hay buenaventura, porque puedo, porque quiero, porque ya está bien de levantarme cosido a balazos. Sino, subo al árbol más alto a reírme de cuanta anodina estupidez brote en mis dominios porque, eso son mis dominios, los míos y de nadie más; aquellos en los que sólo yo consiento, salto de alegría, lloro y amaso mis largos letargos de desamor y familia. Resuenen las trompetas, mi vida es solo mía y ni a mi dios le voy a rendir cuentas. Hay gente que no cree en nada, pero tiene demasiado miedo de todo.

5 comentarios:

  1. Cuanto se alegran las almas librementes condenadas por el amor prohibido, de que el desaburrido que antes se aburrió ahora muerda la misma lengua que durante años quiso explicar lo que el mismo ahora predica. Todos somo libres de amar, desear, golfear y hasta engañar, cuando el corazón lo admita sin sufrimiento. Pero por la boca siempre muere el pez...y para los arrieros solo hay un camino.

    ResponderEliminar
  2. jajjaj...que buenísimo, joe, pero no te pongas por anónimo, aunque vamos, no es demasiado dificil adivinar al candidato...

    ResponderEliminar
  3. ¿Listo para morder? Seguro que sí, porque los has afilado bien... Habrás tenido cuidado a partir de entonces al besar...

    Eres experto en unir los extremos de la vida...

    Buenísimo el comentario anónimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bueno Mercedes, a ver cuando te marcas un blog para poder visitarte yo también no?? jejje... Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Creo que de momento va a ser que no... acabo de aterrizar por estos mundos del blog y en principio tengo mucho que descubrir detrás de esta pantalla, lo de escribir, lo dejo para los artistas como tú...y el resto que andan por aquí.

    Besos y mordiscos...

    ResponderEliminar