RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

miércoles, 2 de julio de 2014

HECHIZO



"Todo amante es un soldado en guerra".

Ovidio (43 AC-17) Poeta latino.



Porque debían olvidarse se querían. Porque habían de relegarse al olvido, expulsarse de sí antes de que les estallara el presente desbocado en plena boca del otro se amaban, de un modo sumiso, sin hueco a la fuga.

Porque todo ya era nada, en ese preciso instante en que se extrañaban en la sombra, callándolo de por vida. Mendigando los latidos se ansiaban, en plena oscuridad, de un modo lento, con la codicia devorando sus anhelos y el pecho cerrado de par en par. Se amaban con la fuerza del oleaje encabritado, con esa furia que a dentelladas de viento rebosa la piel del mar y lo torna marea al lamer las orillas.

Se querían en lo imposible de quererse, de tenerse y no soltarse ya en esta vida ni en otra. Necesitaban saberse aún en la vida del otro, sin preguntas, bajo el disfraz de la indolencia... de esa tibieza en que basaban aquel modo de adorarse en silencio hasta el fin de los días. Sin una palabra, un puente que saldase aquella deuda atroz de saberse correspondidos a pesar del tiempo, de los años desgastados en otros brazos vacíos. Querían gritarse, escupirse los silencios que explotaban cuando miraban juntos la luna sin avisarse, sabiendo no saberlo, deflagrando el aire cuando sus párpados se rozaban en otra mirada esquiva. Dos corazones ocultos a cal y canto, enjaulados allá, en el más alto torreón del alma, luchando contra sí para entregarse al fin al olvido del olvido.

Porque debían negarse se buscaban, en un descuido del azar que volviese a cruzar sus pasos en el mundo. Se precisaban en el azabache de esas madrugadas que trepaban por aquella calle donde una vez fueron valientes, en la locura de haber venido a esta vida a esperar al otro. Debían desconocerse pero ya era tarde, desatenderse para deshacer por fin aquel hechizo que los ataba en la nada... pero no se puede agarrar la vida. Se escapa entre los dedos del amor y se aferra a una canción, una plaza o al turquesa de otra tarde. Habían nacido para aplazarse, para demorarse el encuentro.

Existían a medias, apenas sí se hallaban vivos. No estaban aquí, tan sólo compartían planeta, respirando por inercia. No eran, sin más, porque desde aquel todo... ya todo siempre fue casi.

6 comentarios:

  1. Ojú, Miguel! No es que yo esté espesita y no encuentre las palabras, es que cualquier comentario que escriba no va a estar a la altura de esta pedazo de entrada que te has marcado! Y yo, que paso de la primavera al otoño en un mismo día, se me ponen los pelos de punta cuando descubro entre tus letras esa pasión contenida, el grito mudo del encuentro aplazado, el imposible obligado olvido...

    Besazos!

    ResponderEliminar
  2. se te echaba de menos artista!! y volví a emocionarme, como siempre me emocionan tus letras...la música que acompaña eriza mi piel al ritmo de esta historia dónde se querían en lo imposible de quererse y lo leo, y lo releo, y mis ojos olvidan que existe el olvido y mi alma, lo recuerda...

    Un beso, con abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta hablar de ti en silencio, decir por ejemplo: que habitas entre la ola y el viento o en el sabor del café de todas mis mañanas, que tengo entre alma y la sombra una herida abierta que duele a tu nombre y que llevo por labios el sabor a vodka de tu indómita boca. Porque fuiste… estrella de una noche sin luna, que aún sigo mirando en mis breves sueños. Porque eres... como la esfinge junto al río, que murió sepultada por la arena del tiempo, como la rosa perla que creció sola en la montaña: inalcanzable, olvidada. Ojalá pudieses oír estas palabras que caen de mis ojos, para que supieras, para que comprendieras, que también con ellas se puede decir: Te amo... Te sigo esperando

    ResponderEliminar
  4. Qué alegría volver a encontrarte! Te perdí la pista como a muchos de mis amig@s bloguer@s tras el cambio de mis cuentas. Pero gracias a una amiga en común, y con tu permiso, aquí estoy de nuevo :-) Un lujazo amigo!

    Muackssss!!

    ResponderEliminar
  5. Se me eriza la piel con cada palabra, cada frase, siempre que leo una buena historia o relato ...
    Besosss!!

    ResponderEliminar