RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

lunes, 9 de abril de 2012

AMORES DEL SUR


 "Me enamora la mujer que se ama así misma, sólo así puedo estar seguro de que me puede amar"

Anónimo



Existe el amor, ese que no espera a que seas nadie, sólo tú en tu perfecta imperfección.

Existe y supe de él ayer, una mañana cualquiera mientras aguardaba tomar un bus que acumulaba retardo. Desde mi posición de oteador infalible al abrigo del tumulto lo cacé; lo prendí en aquella mirada que surcaba el aire como quien descubre un mundo al fin más allá de su propio universo.

Eran dos. Tenían la herida del amor tras las pupilas, allá donde nada ni nadie alcanza a curarla, justo donde poco puede hacerse ya por ellos. Ellos... eran ellos. Ellos ese amor puro, recien nacido del querer. Se adoraban tras el cristal mientras él, tierno le imploraba por señas cuánto la echaría de menos, ausentes del mundanal ruido que los rodeaba, como si realmente fueran el uno parte del otro desde el principio de los tiempos.

Era ella. Ella en su simplicidad, sencilla como una sonrisa, bailando en aquel aire suspendido entre sus cuerpos. Ella y la franqueza doliente en que lo extrañaría en breve, confinada en la obligación de seguir viviendo por vivir hasta volver a verlo. Ella el amor extremo, ese remate con que la vida había tejido las nubes. Era él. Él el amor sumiso y dócil revoloteándole tras el pecho, encerrado en un físico envidiable digno del galán que nunca quiso ser. Él en su belleza y gallardía cortejando a cenicienta mientras todos miraban, como el apuesto valeroso que en sí guardaba en desuso desde siglos atrás.

Existe el amor, él lo acariciaba restallante de felicidad desde la barandilla de sus dientes, al tropiezo de aquellos labios que acantilados lo despeñaban hacia la gloria de saberse eterno en aquella boca tan habitual, tan corriente como la de cualquiera. Pero era ella, absolutamente imperfecta en aquel abultado peso que le lindaba la belleza. Ella embarcada en su débil sonrisa tras los cristales de las gafas; miope como esa belleza irrefutable que brota sólo en los ojos del que sabe mirar con el corazón.

Lo elemental del amor es amarse, por eso no podían huirse el uno del otro, porque se escabullían por dentro. Con la precisiòn de un cirujano, afilaban su apego hasta limarse el cariño. Por eso se amaban, porque apenas se incumbían, pero se necesitaban para seguir vivos mientras ensimismado yo les observaba desde aquel inhóspito andén que ahora, sin explicación aparente, olía a flores frescas. Fui testigo del milagro y ellos nunca lo sabrán, apenas sí les importara saberlo...

Existe el amor, ese que no espera a que seas nadie, el que da sentido a todo lo que arrebata tu lògica, como la tristeza más colosal derramada en aquella despedida en la estación... Existe el amor puro y colecciona mariposas tristes, como si no hubiera ya miedos que temerle al destino, como si fuera a estar viva la vida si un día ya sólo quedase uno... Porque eran únicos se amaban.

11 comentarios:

  1. Que dulce Miguelito!! Mil besos de mariposa para ti corazón!! Que te mejores.Tu tita ;)

    ResponderEliminar
  2. "Lo elemental del amor es amarse, por eso no podían huirse el uno del otro, porque se escabullían por dentro. Con la precisiòn de un cirujano, afilaban su apego hasta limarse el cariño. Por eso se amaban, porque apenas se incumbían, pero se necesitaban para seguir vivos..."

    Tal cual, estoy segura que lo viste, es innegable la herida abierta tras las pupilas, ante eso no cabe disimulo... cuando hay sentimiento, aflora en la mirada, sin reservas... y al igual que el anónimo, creo firmemente que no hay posibilidad de amar, hasta que empezamos a amarnos a nosotros mismos...

    Un beso...

    ResponderEliminar
  3. Que bonito escribes amigo mio mmmmmmmmmm todo dulzura... Besosssss

    ResponderEliminar
  4. Suscribo esa reflexión por la que se afirma que para saber amar primero hay que quererse a sí mismo. De otra manera se corre el riesgo de padecer un amor enfermizo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuánto sentido tienen tus palabras. Así es el amor de sencillo e imperfecto, a la vez que entregado.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ser testigo de ese mágico momento y saber expresarlo con tanta generosidad y belleza...un lujo...y otro mayor poder compartirlo...un abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
  7. Ese gran momento que vistes y viviste te llegó al corazón porque sabes que llegar a ese punto en una relación es el punto más alto que se da entre dos..."el echarse de menos", jujuju
    Por desgracia a mi también me ha tocado ver y vivir cosas totalmente distintas... Miguel me ha tocado el alma y con una sonrisa me quedo. Gracias por seguir con tu blog. Un abrazooooooo

    ResponderEliminar
  8. Compadre, eres enorme.
    Que manera...increible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito es también ser testigo de un amor tan grande,a veces no todo es vivirlo

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar