RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

viernes, 22 de abril de 2011

EL NEGOCIO DEL MIEDO

"Es conocido cómo nos ha servido la fábula de Cristo”.

Papa Leo X


No es ya el tesoro del Vaticano, colocado justo tras el de los EEUU, como el segundo más grande del mundo. Paseo por mi pueblo y no me importa que la iglesia cristiana juegue al póker con brutales reservas financieras en Wallstreet (mucho más de 100 mil millones de euros) o que el papado sea hoy el consorcio económico-religioso más grande del mundo. Yo me fijo en el incienso que se cuela en la cocina sin reparar en que la iglesia sea el mayor terrateniente del mundo occidental en pleno siglo XXI, como si nada hubiera servido nunca para nada.

En Alemania sus tierras corresponden al tamaño de Bremen, Hamburgo, Berlín y Munich juntos. En el caso de España, Argentina y Portugal, el 20 % de toda la campiña. Yo, yo miro en la portada del diario la fachada del INEM.

Es el miedo, ese "y si...", ese "no vaya a ser que...". No se trata de que en relación a la inmensa cantidad de propiedades del Vaticano ya no se pueda hablar de inmuebles en forma individual, sino de ciudades o barrios enteros. Que un tercio de todos los inmuebles de Roma estén en pleno 2011 en poder del Vaticano, que tantas personas (personas, sí) fueran forzosamente desalojadas y puestas en la calle, aunque el Banco Vaticano de forma beata haya prometido otra cosa. Es ese miedo a la muerte, al otro lado, a las calderas y los edenes infinitos ¿Qué tienen que ver juntos, fe y 160.000 millones en propiedades inmuebles? ¿Qué tiene que ver Jesús con las viviendas más caras de Roma? ¿Pero, cómo demonios llegó el Vaticano a tener este inmenso patrimonio?

La trata de personas y la esclavitud, aumentaron la riqueza de la iglesia, de la cual aún hoy sobrevive cobijada bajo sotanas pecaminosas, tan lamentables... La iglesia apoyó desde un pricipio la esclavitud, y la agudizó en muchos aspectos, como el papa Nicolás V, quien legitimó el comercio de esclavos en su bula “Divino amore communiti” (por amor divino a la comunidad... me ahorro la sorna). Por esto el comercio de esclavos fué legal y no causó ningún escrúpulo en los participantes. Los papas poseían esclavos... Yo me asomo al balcón, se oyen cornetas. Quizá por aquello de ser el raro de clase que no hizo la comunión me dio siempre cierta grima... Un esclavo era considerado como ganado. La iglesia trataba a los esclavos como un “bien de la iglesia” y esto valía como no vendible. Tasaban el valor de los bienes eclesiásticos no según el dinero, sino según los esclavos. Si, a pesar de todo se les liberaba, éstos debían recompensar a la iglesia con su patrimonio.

La iglesia les prohibió a los esclavos hacer testamentos. A su muerte, sus ahorros iban a la iglesia. Un obispo sólo podía liberar a un esclavo, si éste ofrecía a dos en su reemplazo... Niños ilegítimos de sacerdotes fueron hechos esclavos eclesiásticos de por vida, esto también valía para niños abandonados. Así, el “santo” Martín de Tours, hoy representado en muchas iglesias, poseía 20.000 esclavos. También los conventos tenían esclavos y el primer barco de transporte de esclavos inglés se llamaba (adivina) “Jesús”. Jesús, el del barco, predicó el amor al prójimo; yo me preguntó si esto sería compatible.

Para rentabilizar aún más si cabe, se formó otra manera de tenencia de esclavos, la servidumbre. Los sirvientes de hecho, estaban igualados a los esclavos. No podían abandonar su país y estaban totalmente sometidos a los grandes terratenientes, por ejemplo a un convento. Fueron extorsionados y vilipendiados mediante la entrega de intereses usureros. Yo estiro la ropa en la cama y busco el tapón de la colonia. En el balcón de enfrente atrona una saeta y recuerdo la santificación. Sólo por los 464 procesos de santificación de Juan Pablo II se han ingresado en las arcas vaticanas aproximadamente 116 millones de euros. Aprieto los cordones y sacudo los bajos del pantalón pensando en la pensión de viudedad de mi madre, mientras se me hace especialmente detestable el tráfico de indulgencias, cuando personas son inducidas al asesinato y matanza para llegar más rápidamente al cielo. ¿Pero en qué podrido mundo vivimos? Así Martín Lutero, le prometió a cada soldado que en la guerra contra los campesinos sublevados, mataba un campesino y que a su vez moría, un lugar en el cielo (no olvidemos la tan recurrente promesa del Islam a los terroristas suicidas que tanto gusta predicar luego como simil del fanatismo extremo a este occidente nuestro).

En sudamérica, para adquirir todo el oro, los indígenas fueron ferozmente torturados. Incluso estaba establecido el procedimiento de cómo debía realizarse la conversión de los paganos al catolicismo: “Los indígenas, a quienes les acaece tanta gracia y donación, por su parte deben demostrar sumisión y buena voluntad, entregar voluntariamente una gran cantidad de oro, piedras preciosas, plata y otras cosas que posean a su majestad el rey y al gobernador. De otra manera podrían ponerse, Dios nuestro señor y sus altezas, muy inclementes". En el año 1500, dentro de los límites actuales de México vivían 25 millones de indígenas, cien años después sólo un millón.

El total de oro incautado en la conquista de América corresponde a unos 450 millones de euros; recuerdo aún el escalofrío que me recorrió cuando admirando el altar de la catedral de Sevilla, de 20 toneladas de oro laminado, pensé en la sangre derramada por aquellos indígenas. Hasta el más conspicuo obispo del imperio enviaba a sus siervos con la intención de recoger su parte del botín. Jesuitas y franciscanos, esos que aún hoy aleccionan al cobijo de las aulas, promovían los matrimonios entre indígenas y negros, para declarar a sus descendientes como siervos. Así, mientras la población común generación tras generación decaía en la mugre y la miseria, el clero se hacía omnipotente e inmensamente rico, como el resto de los traficantes de esclavos y señores, que remataban a los indios para el financiamiento de las “casas de Dios”. En 1495 el papa Alejandro VI promulgó la bula Intercaetra: ”… hay que someter a los pueblos bárbaros y llevarlos al verdadero credo.”, todo un manifiesto de igualdad mientras supervisaba la entrega de certificados para la cacería, que les fué extendido a los europeos para el robo y saqueo.

Intimidación y terror llegaron a ser la base de los primeros encuentros con los nativos. Así para empezar, se realizaba en cada pueblo una matanza para que temblaran de miedo al escuchar el nombre “Cristo”, como frente a un verdadero diablo. Los católicos, esos mismos que ahora lloran en mi pantalla por la lluvia que impide pasear a la Macarena, les cortaban a los indígenas las narices y las manos y con esto alimentaban a sus perros. Fué el genocidio “más grande de todos los tiempos”, pero eso ya qué importa, eran otros tiempos, ahora toca vestirse de domingo. Los templos de los indios ya fueron rápidamente reemplazados por iglesias (sólo en México 12.000) y del total de la población indígena que habitaba esta parte de la tierra en tiempos de Colón, el 90 % murió en el holocausto.

Eran otros tiempos, de inquisición y caza de brujas. Hoy apenas nos sonrojan las violaciones episcopales a monaguillos y demás, afortunadamente dan buen juego mediático, algo es algo... pero nadie podrá callar que una de las maneras más infames del Vaticano para amontonar dinero sangriento fué el robo con asesinato de disidentes.

La inquisición fué una justicia de robo y linchamiento en el nombre de la “fe” correcta. La base para la tortura y asesinato de miles de mujeres en Europa, fué la aprobación en 1487, del «Malleus maleficarum», o «Martillo de brujas», por parte del papa. La verdadera cara de la inquisición la muestran las ordenanzas del papa Inocencio III, quien decretó “Confiscar los bienes del hereje, enajenarlos y desheredar a los hijos de los herejes.” Para que fluyera más rápido el dinero ensangrentado y obtener "confesiones incriminatorias" las víctimas fueron torturadas brutalmente.

El papa Alejandro III ordenó en el concilio de Tours en 1136, a los príncipes y gobernantes encarcelar a los herejes y confiscarles sus bienes. Esos bienes de los asesinados fueron incautados. Hoy lo llamaríamos: Robo con asesinato. Si alguien era acusado por las autoridades de la inquisición y se le detenía, entonces se presentaban de inmediato los funcionarios en su casa y todos sus bienes se inventariaban. A su familia se la echaba a la calle, independientemente del final del proceso, y eventualmente, morían de hambre. Todos los bienes robados a los disidentes (herejes) asesinados, iban a parar al Vaticano pero, aquello es sólo historia... ¿O realmente nos hacemos complices cada mes de Abril bajo la mantilla? Especialmente perverso era que también los muertos podían ser acusados de herejía. Con esto los bienes del fallecido podían ser incautados a los herederos, en forma posterior. De esta manera se enviaba a familias completas a una miseria indescriptible, robándoselo todo.

Buscamos refugio en el balanceo, en el encuentro de dos figuras talladas por manos humanas, pecadoras. Buscamos y perdonamos, olvidamos y, en la mayoría de los casos, simplemente ignoramos y aplaudimos.

Cada acción de las brutales torturas y la alimentación de los torturadores, también las debían pagar entonces las víctimas o sus parientes. Que nadie olvide: Este dinero ensangrentado apropiado mediante robos con asesinato, es aún hoy día parte de la fortuna de las iglesias, incrementada con los intereses de éstos, en miles de millones de euros. Los asesinos en serie, que han enviado a cientos de mujeres, hombres, ancianos y niños a una brutal muerte; reciben estatuas y más estatuas y se nombran fuentes y calles en su memoria, pero para las víctimas, ni siquiera existe una mísera placa conmemorativa.

Para aumentar los bienes raíces, monjes y otros hombres de la iglesia, a menudo falsificaban documentos. Hubo monjes que habían aprendido el arte de falsificar y recorrían el país de convento en convento, para ejercer su oficio. En su lecho de muerte, el monje Gueron reconoció que había recorrido toda Francia para confeccionar falsos documentos para monasterios e iglesias. Ya en el siglo IV, el fraude en las herencias por el entonces papa Dámaso, fué tan terrible que incluso tuvo que intervenir el emperador. La iglesia reclamaba exclusivamente para si, el derecho de confirmar judicialmente un testamento. Las herencias testamentarias valían, según la iglesia, como un medio fiable para reducir el tiempo en el purgatorio. Así el miedo a los eternos castigos infernales hacía que las personas enfermasen si no aportaban a la iglesia un buen montón de dinero. Así hasta hoy, inclusive, obvio.

Sin miramientos el padre de la iglesia Salvian predicaba en el siglo V: ”Aquel que deja su fortuna a sus hijos, en vez de entregarla a la iglesia, actúa en contra de la voluntad de Dios y en contra de su ventaja. Mientras cuida por el bienestar terrenal de sus hijos, defrauda su propio bienestar en el cielo". San Basilio lo formulaba de la siguiente manera: “Preveer para sus hijos, es sólo un pretexto de los codiciosos". El engaño de las herencias por parte de curas, es conocido hasta la actualidad. Especialmente personas mayores son afectadas por esto. Adultos mayores sólos en hogares de ancianos, son especialmente accesibles al consuelo de los sacerdotes, quienes a pesar de los siglos, no parecen terminar de resignarse a promulgar una doctrina cristiana, más bien usurera.

Un importante rol en los ingresos de la iglesia, también lo jugó el diezmo. En la Edad Media, todos los propietarios de tierras estaban obligados a entregar una décima parte de su producción o sus ingresos, a la iglesia local. El que no pagaba se arriesgaba a una condena y excomunión de los curas. Así los curas salían “armados y recaudaban las deudas sin conmiseración”, mientras que predicaban con hipocresía, contra los intereses y usuras. El papa Pío V les daba a los incautadores las siguientes instrucciones: “Un hombre común que no puede pagar su multa en dinero, deberá permanecer durante un día con las manos atadas a la espalda, frente a la puerta de la iglesia, a la segunda vez, será flagelado por las calles. A la tercera vez, le será perforada la lengua y enviado a las galeras".

El papa Alejandro VI simplemente dejó libre a asesinos, contra una pequeña contribución, naturalmente. Él decía: “El señor no quiere la muerte del pecador, sino que pague y que viva.” Con un promedio aproximado de 14 asesinatos diarios en Roma, era una negocio muy rentable. Este mismo papa más tarde le permitió a un noble cometer incesto con su hermana previo pago de un impuesto de 24.000 piezas de oro. Así mismo, el papa Bonifacio IX mediante la venta de cargos llenaba las arcas vacías del Vaticano. Además gestionaba el tráfico de indulgencias e impuso tributaciones sobre la canonización de santos, o la extensión de certificados de autenticidad por reliquias recientemente descubiertas como por ejemplo, el prepucio de Jesús (Si María Magdalena levantase la cabeza... ironías de la vida).

También con las cruzadas los conventos tuvieron enormes ganancias, porque tomaban las tierras de los cruzados como prenda, que en caso de muerte, pasaban a manos de estos. Hubo papas y obispos, que se enriquecieron mediante la prostitución y para esto mantenían prostíbulos propios. Así, para poder financiar una guerra contra los turcos, el papa Sixto IV (1471-1484) construyó en Roma un elegante prostíbulo para ambos sexos y en tiempos del papa Clemente VI (1342-1352), las prostitutas eran tan numerosas, que el mismo papa les impuso un impuesto. Él compró un hermoso, nuevo y atractivo prostíbulo “en nombre de nuestro señor Jesucristo".

Poligamia, sodomía, incesto, asesinatos... fueron los vicios menores de nuestra bendita madre iglesia. Miro a los ojos de mi abuela, al corazón de la calle y siento tristeza. Impotencia y pena. Rabia, tanta que me da vergüenza seguir sin hacer nada. No es Jesús y su existir, no es el ser de un dios dudoso que pueda o no habitar en todos. Eso ni me importa, cada cual es libre de creer; de idiotizar su fe.

Es este convenir, este implicar, esta cobardía de rezar por si... Es esta manera de callar a oídos del universo.

FUENTES:

1) “Oggi” Nº 42/1952

2) Deschner, Karlheinz, Düsseldorf 1983

3) Lo Bello Nino, Vatikan im Zwielicht

4) Hermann Horst, Die Kirche und unser Geld, Hamburg 1990

5) Ojetti Paolo en “L´Europeo” N° 1/1977

6) Max Parisi en “La Paduana”, 21.6.1998

7) Deschner, Karlheinz, Historia criminal del cristianismo, tomo 3, Reinbek 1990

8) Weber Hartwig, Die Opfer des Kolumbus – 500 Jahre Gewalt und Hoffnung (Las víctimas de Colón – 500 años de violencia y esperanza), Strukum 1986

9) Von Othegraven Friedhelm, Litanei des Weißen Mannes (Letanía del hombre blanco), Strukum 1986

10) Hermann Horst, Kirchenfürsten (Príncipes de la iglesia), Hamburgo 1992

11) Rosner Enrique, Misionero y mosquetes

12) Döbler Hannsferdinand, Hexenwahn (Brujo manía), Munich 1977

13) Durant Will, Historia Cultural de la Humanidad, tomo 6, Munich 1978

14) Wolf Hans-Jürgen, Neuer Pfaffenspiegel, Herrsching 1990

15) Seifert Petra, Geheime Schriften mittelalterlicher Sekten (Escritos secretos de sectas del
medioevo), De las actas de la inquisición, Augsburgo 1997

16) Schmitz Emil-Heinz, Die Kirche und das liebe Geld (La iglesia y el amado dinero), Münster
1998

17) Kammeier Wilhelm, Die Fälschung der deutschen Geschichte (La falsificación de la historia
de Alemania), Wobbenbüll 1979

18) Rill Bernd, Inquisition und ihre Ketzer (La inquisición y sus herejes), Puchheim 1982

19) Cawthorne Nigel, Das Sexleben der Päpste – Die Skandalchronik des Vatikans (La vida
sexual de los papas – La crónica escandalosa del Vaticano), Colonia 1999

20) Hutchison Robert, Die heilige Mafia des Papstes (La santa mafia del Papa), Munich 1998

21) Ledl Leopold, Im Auftrag des Vatikans (Por encargo del Vaticano), Viena 1989

22) “Im Namen des Papstes” (En el nombre del Papa), misteriosos crímenes. La huella lleva
indica al Vaticano (ARD, 8.12.1991)

23) Discepoli di Veritá, Ihr habt getötet – der Machtkampf der Logen im Vatikan (Bugie Di
Sangue In Vaticano), Berlín 2003

24) Rahn Otto, Kreuzzug gegen den Gral (Cruzada contra el Grial), energía 1995

25) Museo de torturas de Rüdesheim

26) Deschner Karlheinz, Und abermals krähte der Hahn (Y de nuevo cantó el gallo), Reinbek 1972

27) Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición, tomo 1, Aalen 1980

28) Kamen Henry, La Inquisición española, Munich 1965

29) Von Werdenberg Gottfried, Visión 2004

30) Ver también www.theologe.de/martin-lutero_jesus-de-nazareth.htm

31) Deschner/Hermann, Der Antikatechismus, Hamburgo 1991

32) Guarino Mario, Mercanti del Vaticano, Kaos editione, Milano 1998

33) Frerk Carsten, Finanzen und Vermögen der Kirchen, Aschaffenburg 2002

34) Mynarek Hubertus, Die neue Inquisition, Sektenjagd in Deutschland, Marktheidenfeld 1999 http://www.das-weisse-pferd.com/99_11/neue_inquisition.html

35) GEO-EPOCHE Nº 10/2003, Die Macht der Päpste

19 comentarios:

  1. La paloma de la paz trae la serenidad a los corazones
    de aquellos que creen y una gran cantidad de luz que
    ilumina aquellos en que la fe es ciega.
    Te deseo paz y serenidad en esta Pascua santa.


    •Happy Easter, Feliz páscoa, Buona Pasqua, Joyeuses Pâques, ¡Felices Pascuas!.

    ~Charo Bustos~

    ResponderEliminar
  2. Bueno, amigo mio, un texto terrible, cargado de mucha verdad de la que poco se habla. No cabe duda que la iglesia ha sido el negocio mas importante de la historia. Por otro lado, yo no compararía creyentes con iglesia, porque hay gente que tiene fe de verdad por dios o virgen, existan o no, que les ayuda en su dia a dia. Otros creen en las personas, donde yo me incluyo, ya sean curas, sacerdotes, misioneros o maestros o medicos que quieren ayudar de verdad a la gente o la comunidad, los que hacen algo por el pueblo. Por desgracia dentro de la iglesia habita lo bueno y lo malo, como en todos sitios, politica, policia, etc.
    En cuanto a estos días de celebraciones y procesiones, pues también me duele ver a esas cofradias convertidas en negocio, en esos mantos de oro y brillantes que visten un simbolo de la virgen que no deja de ser un tronco de madera con una bella cara tallada... pero también veo gente que de verdad lo siente, y ultimamente he aprendido a respetar a todo el mundo.
    Pues si, un tema en el que siempre hay dos puntos de vista, unos adoran, otros odian, otros estamos indeferentes, y que da mucho de que hablar.

    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Realmente es tan triste, que sigamos haciendo oídos sordos a todas las injusticias que se cometen en nombre de ....., que sigamos sin levantar la voz para simplemente hacernos oír entre el estruendo de la injusticia, que sigamos pensando que el fin justifica los medios.... pues no, no vale todo, sobre todo, cuando para conseguirlo pasamos por encima de libertades, derechos o simplemente sentimientos de otros... pero el poderoso sigue negociando con el miedo del mundo... por si...

    Un beso...

    ResponderEliminar
  4. He disfrutado mucho con esta lectura....lástima de conclusión la mía. Nada ha cambiado, solo las formas, y las excusas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo: he leído con atención tu último post y he dudado en hacerte un comentario o no al respecto. Y salgo de dudas precisamente por el convencimiento que tengo de que la amistad se debe basar entre otras cosas, en una total sinceridad.

    Por ello, debo confesarte que con tus palabras, me he sentido ciertamente dolido.

    Me considero católico porque así me educaron y con el tiempo y según mi propio criterio, he querido seguir siéndolo. Pero ello no implica que me crea a pies juntillas lo que desde la Iglesia Católica se promulgue. ¿Cometieron atrocidades? Seguro que sí.
    Y me avergüenzo de ellas tanto o más que cualquiera.

    Pero no por ello, creo que deba generalizarse y demonizar a todo aquel que quiera seguir en mayor o menor medida esa doctrina.

    Me ha dolido profundamente que al generalizar, se me pueda considerar por mis creencias, cómplice de esclavistas, pederastas, corruptos, violadores o asesinos en serie. Entre otras cosas, porque indeseables como éstos, los hubo, hay y habrá en todos los órdenes de la vida, regímenes políticos, ideologías, dictaduras o democracias.

    Tampoco busco ningún refugio en el balanceo de dos imágenes talladas. Y no me avergüenzo en absoluto por tener que contener las lágrimas en algunas de estas procesiones.
    Esto me ha ocurrido en momentos puntuales, al igual que me ha ocurrido en conciertos de música, o en cualquier otra manifestación cultural o acontecimientos en el que por uno u otro motivo, aflora un recuerdo o sentimiento.

    ¿Qué existe falsedad en muchos de estos actos? Lo admito, pero la falsedad pienso que es implícita de las personas y no de las Instituciones.

    Quiero creer y creo que son mayoría los que vistiendo o no hábitos religiosos, pueden ser considerados buena gente dentro de la Iglesia Católica.

    Y tampoco creo querido amigo, que los problemas del mundo actual y de España en particular, se deban a las riquezas que atesora la Iglesia.
    No creo que la infame pensión de viudedad de tu madre o la mía, o que la gente tenga ya que buscar comida en contenedores, sea culpa del Vaticano.
    Muchos son los países en los que sus dirigentes viven rodeados de oro y riquezas, mientras su población se muere de hambre. Y en esos países que todos conocemos existen diferentes religiones e ideologías.

    Perdona si me he extendido demasiado o si consideras muy duro mi comentario, pero vuelvo a repetirte que la amistad mutua que creo tenemos, me obligaba a ello.

    Con todo el aprecio y cariño que te tengo, un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIRE MI AMIGO NADA ES LO QUE PARECE PARA SEGUIR LAS ENSEÑANSAS DEL MAESTRO NO PRESISA Y A NINGUNA IGLESIA Y DISCULPE SI LE HAGO PEDAZOS SU IDOLO (LA IGLESIA)PERO ESTANCONDENADOS ESTOS SEÑORES ULTIMAMENTE SE DEDICARON A LA PEDOFILIA BUSQUE DENTRO DE SU CORAZON LO DIJO EL MAESTRO DE MAESTROS Y NO BUSQUE EN ORGANISACIONES NI TEMPLOS DE PIEDRA PERCEO

      Eliminar
  6. Me alegro profundamente de que aflore la sinceridad entre todos. Sabía a lo que me exponía con esta declaración, pero quien me conoce ya sabe que no soy de sembrar indiferencias, prefiero que se me juzgue, bien o mal, pero apartar la impasibilidad. Creo firmemente en todo lo expuesto, aunque pido perdón si alguien pudo verse ofendido, nada más alejado de mi intención. Es mi forma de ver el mundo, respeto cualquier creencia, pero jamás comulgaré con hechos tan irrefutables, abrazos múltiples. Besos y mordiscos.

    ResponderEliminar
  7. KE GRANDE ERES KABESSA!!!, Y LO KE HAS PUBLICADO HOY, ES MUY GRANDE, Y CIERTO; PUTA SEMANA FALSA!!

    ResponderEliminar
  8. Tremendo!! Pienso que esto deberia ser leído como pregón en algún sitio. Desde luego causaría furor. De todos modos, me gusta la Semana Santa en cuanto a ambiente en la calle y como fiesta, pero estoy muy de acuerdo contigo respecto a toda la mierda que se mueve detrás de los relucientes pilares de la Iglesia. Es patético y repulsivo

    ResponderEliminar
  9. A todo este gran y valiente artículo quisiera añadir además de lo dicho:

    Esta organización configura y preserva con su poder la organización social de muchos paises me refiero al "modelo de Sociedad patriarcal".
    Sustento para la propia existencia de esta organización.

    ResponderEliminar
  10. Magnífico trabajo de documentación y síntesis. Hay muchas verdades incómodas que merecen ser desveladas y recordadas. Enhorabuena por la claridad expositiva y el contenido del post.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  11. estoy contigo Miguel!lo facil seria mirar para otro lado y no decir lo que piensas,tu como siempre eres unico,genuino y sincero!besos

    ResponderEliminar
  12. Uissss.... tu blog se vuelve ecléctico también.... Jajajja, peligro...

    ResponderEliminar
  13. Ante todo quiero decirte que no he leído todo el texto porque antes quería aclararte una pequeña cosita...el genocidio contra los nativos de mi tierra (soy de Argentina)no fue solamente la iglesia católica que arremetió contra ellos porque para empezar y continuaron y la siguieron durante muuuuuuuuchos años fue España, mi querido amigo (y no lo digo con maldad porque tengo varios amigos españoles y es una tierra a la que estimo)y jamás de los jamases; al menos hasta donde yo se, nadie en absoluto les pidió disculpas(nos pidió)....No tenés ni la más mínima idea lo que hicieron los españoles con mi pueblo acá. Sí, es verdad que los católicos aportaron un granito de arena...pero no todos hubo un montón de frayles y sacerdotes que dieron su vida por los nativos(indios no, por favor porque fueron los españoles que nos mal llamaron así...la gente nacida Y DUEÑA DE ÉSTAS TIERRAS SE LES LLAMAN "NATIVOS o BORIGENES")sacando de las garras de los españoles a mas de miles de aborigenes, que dicho sea de paso el oro y demás riquezas de América (al menos latina que es la que más tuvo y tiene recursos)fue la corona española QUE HIZO LO QUE QUIZO!!!
    no es para ofender si no para aclarar....luego sigo leyendo...
    otra, no soy católica, pero amo, amo, y aun amo más a Jesús y no confundás éstos hechos con las demás religiones. Puede que te llevés un fiasco con cada una de ellas, o individualmente cada persona te puede desilucionar...si, es verdad que si sos cara visible de una institución como tal debés caminar correctamente...si, si es verdad y lo que hizo la iglesia fue terrible...pero no mezclés a Dios porque te aseguro que fueron en nombre de Él y lo que menos hicieron fue demostrar el amor de Cristo. (pero me gustaría aclarar 2 cosas...1- fueron los españoles que arremetiron contra mi pueblo ... y 2-tenés razón las atrocidades pero no juzgués a todos por unos cuantos. Sé que no se trata de tapar al sol con el dedo, pero mirá que el que tiene una genuina relación con el Altisimo no hace éstas cosas vos me hablás de gente que solo ama al dinero no de CREYENTES!!!.

    ResponderEliminar
  14. te aclaro porqué fue España el gran genocida??? por sus deudas mounstrosas con las demás coronas...no defiendo a la iglesia solo quiero aclarar el holocausto que vivieron los aborigenes en manos de ESPAÑA...y ahora siguen con los grandes capitalistas mundiales, es doloroso vivir, ver y no poder hacer nada con ésto...Acá en el noroeste de Argentina es aberrante la situación...verlos en un pedaso de tierra que los colonos(terratenientes) los impulsan a abandonar y ni te cuento lo que pasa con las selvas, todo por querer sembrar.
    ah! no me gustó lo que dijiste al último....YO AMO A JESÚS Y me dá pena tu comentario "cada cual es libre de creer; de idiotizar su fe."...libre albedrio, pero no ofendás!!!porque en todo caso tendría para decirte un montón de cosas en cambio me intereso más en conocer y profundisar en Jesús antes de engancharme en tu velo...bué, ya dije lo que tenía que comentar...te sigo????...eeeem bué si, si te sigo...

    ResponderEliminar
  15. Muy buena aportacion para los que somos ateos convencidos. No dejas titere con cabeza en la disertacion. Una vez lei que el hombre acabara con el mundo ya que es un ser autodestructivo y durante la historia se ha ido demostrando hasta nuestros dias, siendo la iglesia tan culpable como cualquiera o mas. Por un lado pregonando la humildad y la pobreza y por otro acumulando riquezas en el Vaticano y demas lugares. Estuve hace unos años en el Vaticano y al ver lo que alli habia y como cobraban por todo me dio verguenza.

    Muy bueno tu blog. Seguire leyendote. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Lindo!! cambios en mi Blog...
    a ver si te gusta!

    http://solitaxlacalle.blogspot.com/

    un besote!

    ResponderEliminar
  17. Bueno Miguel, lo primero decirte que soy un gran fan de el desvan y lo segundo que es la primera vez que me a apasionado tanto una lectura de un bolg de este estilo, gracias por transmitir esa verdad tan oculta que ha habido siempre.

    ResponderEliminar