RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

martes, 29 de septiembre de 2009

TRECE

"Cuenta la leyenda que allá por Gévora vivía una cabra perezosa conocida como Riki Carambola. Por increible que parezca trabajaba rodeada de extraños objetos a su alrededor, provocando ruidos a menudo molestos para los demás. Gustaba de preparar brebajes con fórmula inventada con los cuales envenenar al resto de los habitantes del rebaño. Procaz, truhán y berenjena; tanta extrapolación merecía una canción"


Trece legañas cuidan las musarañas de sus rincones,
guardan secretos donde las calles no tienen nombre,
donde las norias giran al soniquete de Calamaro
y se extrapola el alma del duende de los gitanos.

Donde entre bambalinas esconden los niños sus tirachinas
y un ramillete de piruletas pal soñador
que en una bulería por Camarón se dejó la vida,
murió la noche y guardó el aplauso en el corazón
de bandidos legendarios, pobres canallas sin suerte,
y una tribu de lirones no le dejan despertar.
Bajo un techo de sombreros sigue dios de vacaciones,
cucharadas de canciones pa aliviar el temporal.

Pinta garabatos en las goteras de la noche,
gatas bailan a la luna con su abanico de mil colores.
Revuelo de faldas a la caló del mediodía
y el cielo pa los bolsillos que no se han llenao en la vida.

Trece paraguas y el chaparrón de agosto moja a las cabras,
y en las esquinas de cartulina ladran los perros.
Suena el flamenco de un camaleón alma de bufón, pirata de ron,
la loca cordura de los toreros.

lunes, 21 de septiembre de 2009

NOCHES DE LUNA Y CANDIL

"Noches de distancia, historias inspiradas en la tragedia diaria de la inmigración que nos azota y que a veces, como en este caso personal, por la brutal cotidianeidad que desde los telediarios anestesia nuestros sentidos; pasa de largo como una mera anécdota mas con la que compartir nuestro almuerzo de cada día. La vida de una carta que sobrevoló el estrecho desde Sevilla a Casablanca, con su maleta de ausencias embriagadas en las noches del primer mundo. Afortunadamente, el corazón no entiende de colores, sólo de añoranzas. Tan ciego, tan lejos..."

De la nuca del otoño prendo anzuelos de tu talle,
cuando arrasan la memoria hogueras de tinta y cante,
y una mirada vuela, vagabunda, al son de un mundo despeinado
de viejos poemas de amor.

Olvido, robas estrellas, nanas de este corazón.
Yo que vivo de los sueños centinelas de los dos.
Que sin tu mano me quema la noche,
noches de luna y candil. Tan ciego, tan lejos de ti.

Agüita, riega los mares con el aire de la madrugá,
espinas y besos se los tragó la mar.
Viento, azota las candelas,
camino a la escuela volará otro abril.
Maldita esta letra que no sabe mentir.
Maldita esta letra que se olvidó de mí.

Del latido del recuerdo se alimenta el corazón,
y del barranco de los sueños cuelga triste mi canción,
que se desgarra cuando no la nombras
de un confín a otro confín,
tan ciego, tan lejos de ti.

Guardan mi huella las doncellas de cantina al son
del aire que nos mece.
Dejó la bruma tras la espuma de la sinrazón,
cobijo pa perderme en este mar de dudas cada tarde.
Tuvo la vida el son
de tus andares por la calle,
mata de nuestro camino, no volverlo a caminar.
Sueño cábalas de madrugada, polizón, quiebro de tu vestido,
trémolo de copla añil, noches de luna y candil."

jueves, 17 de septiembre de 2009

MALAYERBA

"Hubo una vez una rubia que gozaba luciendo palmito, despechada topó con éste pobre incrédulo; correrían por entonces tiempos de instituto y diarios descubrimientos; justo cuando la vida era simple, tanto como para que peinadas ya algunas canas le devolviese de propina una canción, detalle que por fortuna jamás recibirá y sin embargo siempre le dedico en mis adentros. Curiosa esta vida nuestra que con el tiempo dio la vuelta a la tortilla; pobre cenicienta... Demasiadas malas yerbas para tanto buitre, demasiada ave de paso de cuyo nombre no me quiero acordar... La canción más inmerecida del mundo a su entrega, la canción más merecida del mundo a su despecho. Brindo por ti, suerte en la vida allá donde andes, nunca llegaste a merecer ni el rencor..."

Que sople el aire de la esperanza subido a lomos de su caballo,
que corra el humo en las callejuelas cuando me pierda colina abajo.
Quemando el tiempo de la rutina, capricho en vena que ya no sabe
cómo pintarle un cielo a la luna pa no buscarme por los portales.

Canela en rama, trenes que parten, puentes de plata pa los cobardes.
Palabras necias para los sabios que nunca dejan miel en los labios.
Cuando la herida de la nostalgia te inunde el alma de terciopelo
vive la vida, que son dos días desde que no te camelo.

Malayerba de la buena, cuando llueve en su terreno,
dice por esa boquita palabritas con veneno.
Calculando las miradas al abrigo de otra copa,
va buscando las promesas por debajo de la ropa.
Malayerba de la buena, cuando vuelve a las andadas,
dibujando corazones cuando paso por la plaza.
Y ahora duerme en los tejados, si me invita yo le pago
con palabras traicioneras y una rumba por bandera.

Tu pena duerme entre las aceras, se aloja en hoteles de cinco estrellas.
Bendita virgen la que no peca, maldito el infierno que no nos quema.
La primavera de nuestro hogar debió marcharse antes de llegar,
la cenicienta supo en las nubes que no hay príncipes azules.

jueves, 10 de septiembre de 2009

PALABRAS AL VIENTO

Las palabras son mucho más que simples palabras, pero no más que hilos sueltos a la espera de que alguien los hilvane con la mesura pertinente, con el mimo que precisan para parir cosas bonitas; piropos, poemas... Cosas que te azoten, te besen el alma y por los siglos queden grabadas en su carne; porque mi alma tiene carne desde que la arañaran besos de tu vientre.

Cosas que yo te escribiese en versos melodiosos a la luz de las estrellas. Cosas como las que llevo una vida tratando de decirte; más son mis labios los más áridos descampados de un tiempo a esta parte, las más yermas dunas ahora que la distancia es mucho más que kilómetros de ausencia. Son cobardes, sí, lo son; pusilánimes y achantados estos labios en el filo de una boca que ahora tarde rinde cuentas, cuando ya por no quedar no queda ni el telón bajado, ni las calles caminadas, ni rutina en las palabras. Palabras, eso son, palabras, no más. Motas de polvo en un océano de emociones por nombrar y definir. Simples o sofisticadas letras juntadas con el fin de soñarte un día feliz, en un tiempo no ya venidero sino pasado; aquel en el que siempre ansiábamos más noches que la luna; ahí me quedo, flotando en tu regazo de niños y mariposas.

Ahí me duermo, en tu callada y pausada presencia donde todo giraba correcto, con el amor correspondido en las pupilas, dime ahora quién te cuelga el mar de las pestañas... Sin ausencias que asesinaran al sentido de esta vida. Sin grandes alegrías pero sin miedos, sin tristezas, eso es y me bastaría tanto... Sin tristezas. Con pequeños frasquitos de esencias que perfumen los días de lluvia.

Si fuera mi voz capaz de devolverte lo entregado, tal vez despertases una mañana con la canción más hermosa del mundo en los oidos. Un día fuimos los más grandes y yo, dueño del Universo, salté a ciegas y regulé su fortuna. Puedo nombrar reyes, puedo deponerlos; pero de mi corazón... Jamás pude responder.

lunes, 7 de septiembre de 2009

OSCURECIMIENTO GLOBAL

Como Ambientólogo que es uno, aunque poco practicante de un tiempo a esta parte; me cuesta pasar por alto un tema como éste. Harto del maremagnum de noticias apocalípticas con respecto al futuro próximo del planeta debido al famoso Calentamiento Global, ahora se nos cuela un nuevo primo hermano para terminar de rizar el rizo y hacer que ya no haya dios que se aclare... ¿Contamino o no?, ¿nos achicharramos o nos congelamos, vamos a ver...?. Trataré de hacer una breve aproximación sin caer en lo plomizo de redactar un texto científico.

Desde hace una década los investigadores que amparan éste mundo nuestro de cotilleos y sexo, han venido notando un descenso de la luz solar que recibe la superficie de nuestro planeta a razón de un 16%, lo cual no es moco de pavo. Esto no significa que en unos años vayamos a tener noche permanente (lo que le faltaba a más de uno...); pero sí que estamos volviendo a liarla parda con nuestra industrializada y progresista sociedad. La razón de esto es, como no podía ser de otra manera, la contaminación. Para la mayoría de los científicos todo esto ha caido por sorpresa porque era un hecho que había pasado totalmente desapercibido.

El efecto de dicho oscurecimiento es el contrario al efecto invernadero, pues si éste lo que hacía era aumentar la temperatura global de La Tierra al impedir que las radiaciones infrarrojas del Sol saliesen al espacio a modo de invernadero; lo que provoca el Oscurecimiento Global es el enfriamiento global de La Tierra en términos prácticos para el ciudadano de a pie.

Este fenómeno es producido por la combustión de energías fósiles, las eternas enemigas de la madre natura. Las partículas flotantes (ceniza, hollín....) actúan como "núcleos de condensación" que unen moléculas de agua y el efecto que este hecho provoca en las nubes es un aumento en la cantidad de gotas de pequeño tamaño y de la cantidad de radiación solar que es reflejada por las nubes, impidiendo que cierta cantidad llegue a la superficie terrestre.

Lo más grave de todo es que su efecto de enfriamiento ha contrarrestado el calentamiento global encubriéndolo, lo cual nos ha llevado a subestimar e infravalorar el impacto del efecto invernadero y los verdaderos alcances del calentamiento global en general, hablándose incluso de duplicar sus valores calculados en un principio... Al haber menos radiación solar, hay menos evaporamiento del agua y menos formación de nubes, y por consiguiente menos precipitaciones; agravando más a las zonas áridas ya de por sí afectadas por el calentamiento global y cerrando el círculo vicioso.

De manera que tranquilitos en el sofá como siempre hemos puesto en jaque al ecosistema del planeta. Mientras que el calentamiento global provoca más lluvias en las zonas húmedas, y más sequía en las áridas, el oscurecimiento global provoca menos precipitaciones por el efecto espejo, reforzando aún más las sequías; y por otro lado enfría, lo que de momento nos ha ayudado a que el calentamiento global sólo nos muestre una máscara amable. Pero si dejamos de arrojar la contaminación que le quita transparencia a la atmósfera, liberamos la cara feroz y real del calentamiento global... La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados. Pa habernos matao