RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

jueves, 17 de septiembre de 2009

MALAYERBA

"Hubo una vez una rubia que gozaba luciendo palmito, despechada topó con éste pobre incrédulo; correrían por entonces tiempos de instituto y diarios descubrimientos; justo cuando la vida era simple, tanto como para que peinadas ya algunas canas le devolviese de propina una canción, detalle que por fortuna jamás recibirá y sin embargo siempre le dedico en mis adentros. Curiosa esta vida nuestra que con el tiempo dio la vuelta a la tortilla; pobre cenicienta... Demasiadas malas yerbas para tanto buitre, demasiada ave de paso de cuyo nombre no me quiero acordar... La canción más inmerecida del mundo a su entrega, la canción más merecida del mundo a su despecho. Brindo por ti, suerte en la vida allá donde andes, nunca llegaste a merecer ni el rencor..."

Que sople el aire de la esperanza subido a lomos de su caballo,
que corra el humo en las callejuelas cuando me pierda colina abajo.
Quemando el tiempo de la rutina, capricho en vena que ya no sabe
cómo pintarle un cielo a la luna pa no buscarme por los portales.

Canela en rama, trenes que parten, puentes de plata pa los cobardes.
Palabras necias para los sabios que nunca dejan miel en los labios.
Cuando la herida de la nostalgia te inunde el alma de terciopelo
vive la vida, que son dos días desde que no te camelo.

Malayerba de la buena, cuando llueve en su terreno,
dice por esa boquita palabritas con veneno.
Calculando las miradas al abrigo de otra copa,
va buscando las promesas por debajo de la ropa.
Malayerba de la buena, cuando vuelve a las andadas,
dibujando corazones cuando paso por la plaza.
Y ahora duerme en los tejados, si me invita yo le pago
con palabras traicioneras y una rumba por bandera.

Tu pena duerme entre las aceras, se aloja en hoteles de cinco estrellas.
Bendita virgen la que no peca, maldito el infierno que no nos quema.
La primavera de nuestro hogar debió marcharse antes de llegar,
la cenicienta supo en las nubes que no hay príncipes azules.

3 comentarios:

  1. y el niño del jardín que cultivo la malayerba
    tu pena duerme niña de soñá por las aceras
    mi corazón se espanta no se levanta
    chacho desvan del duende bichinos extremeños
    que se escuenden
    mas locos y más libres
    mas sabios y mejores de to lo que tu sabes
    yo me pierdo en tus sabores

    CRECEEEEEE pero pa dentro
    se van las malas rachas con el viento
    y lo cantara la voz de mis mayores
    maldita primavera que hace tan bella las flores
    maldita

    HIJA DE LA LUNA

    ResponderEliminar
  2. me encanta conocer las historias q hay detras de cada canción...no sabia q esta era tuya.

    ResponderEliminar
  3. Quede impresionado...sin duda.
    "Nunca llegaste a merecer ni el rencor..."
    Impresionante.

    ResponderEliminar