RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

viernes, 8 de mayo de 2009

CAFETERÍA DE ECONÓMICAS 99

Lejos quedan ya la diana, los papeles tickados con acuse de recibo, los gusanitos y el biofrutas tropical... El empollón repeinado que ordena apresuradamente los apuntes que le acaba de devolver el chulo de quinto, la empollona sabelotodo que debate acaloradamente sobre temas de poca monta con su auditorio de todo a cien, el macarra despeinado que aún no se ha acostado desde el viernes y ha venido únicamente para fardar con sus colegas de la tetona que se ventiló el sábado en la Katedral...

La colegiala de chupachups en el escote y minifalda a los Britney que viene a ofrecer su rutinaria pasarela de tacones vertiginosos al baboso de turno que sueña con desfogarse en el descanso de clase... El profesor puro en mano y bata desplanchada que discute con el camarero el por qué de esa absurda forma de obcecarse con los fumadores como si fuesen alimañas a exterminar de un nuevo mundo libre de humos, la humilde limpiadora de rosa uniforme y guantes de látex empeñada en barrerle los pies al que no los levante, con sus pinzas del pelo, su moño agitanado y su triste mirada tratando de buscar una explicación al fracaso escolar de sus niños, con lo que ellos estudian en ese cuarto cada tarde hasta caer el Sol…

Y ahí, en un rincón aislado de la vorágine que engulle a toda ésta plebe sigo yo; con mi facha de farraguas y mi perilla de tres días. Ahí me hallo yo, en el mismo sofá morado en el que un día me senté recién llegado, y lleno de satisfacción escribí a boli: “Ambientales 99”, anhelando un prometedor futuro lleno de excitantes cambios y experiencias, lejos del salitre de la Bahía. Bendita guitarra pobre iluso...

2 comentarios:

  1. Ya era hora, wey.... Qué alegría verte por estos mundos blogueros!
    Muy interesante el nombre que le has puesto y muy buenos los primeros contenidos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Releyendo nuevamente tu blog, no podía evitar hacer un alto en el camino en esta entrada.
    Seguramente el comentario pase desapercibido. No importa. Ya ha pasado casi un año desde que escribiste, y casi un año desde que lo leí. Pero hoy he sentido la necesidad de pararme nuevamente en estos renglones. Quizá porque es época de exámenes, época de biblioteca con sus ansiados descansos en la cafetería, entre cafés y partidas de cartas. O quizá porque en más de una ocasión compartimos los mismos pensamientos, los mismos silencios y las mismas imágenes desde ese sillón morado.

    Enhorabuena por este blog q me ilusiona leer cada día.

    Mónica.

    ResponderEliminar