RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

domingo, 6 de junio de 2010

CONIL

"He sido un niño pequeño que, jugando en la playa, encontraba de tarde en tarde un guijarro más fino o una concha más bonita de lo normal. El océano de la verdad se extendía, inexplorado, delante de mi".
Isaac Newton (1642-1727) Matemático y físico británico.


De vida corta, casa baja y renglón torcido. Así hube de amar tanto por ser grande la vida y dejarme deambularlo cuesta abajo, junto a cubos de lejía arrojados sin escrúpulos por batas rosas con rulos, absorto en la apabullante cotidianidad de un vociferio vecinal suspendido en las ventanas, cuando el pueblo era pueblo, mío; tan nostalgicamente nuestro que aun no había una sola bandera clavada en el paraíso.

Así hube de cursar mi sino para templar su arrojo, como aquello que un día fuimos, pandilleros propiedad de las aceras, defraudando corazones sin consuelo. Con la sílaba "zetada" de mi nación de pescadores, los que faenaron en altamar cuando Dios dormitaba en calma.

Nación de patio tupido en flor y aroma a fresca sardina, con resaca de besos en una cicatriz de acantilado y mil olas relamiendo mi castillito de arena. Nación bendita que pocos conocimos, de añeja arena fértil preñada de coquinas, de tez morena y plazuela encalada rebosante de chiquillos, bañada por las tascas rezumantes de tertulia y prosa de alcantarilla. Así hube de quererte vieja tierra apuñalada por el Sol, y a tu gente en su cultura de levantes y ponientes por su esencia verbenera, aquella que me encabritó las venas cual truhán de alma salada. Callejero de las coplas bajo un manto de pinares, así fui y así seré por el poso de la luna en mi memoria; con el cielo que destiñe en mis adentros cuando el faro se ilumina.

Así hube de adorar al viento que nos hizo libres, a golpe de ojos límpidos pintados de gaviotas, desmenuzando zanjas en una hijuela con sabor a vinagrillas hasta avistarle el deceso a la infancia en un revuelo de faldas.

13 comentarios:

  1. "con resaca de besos en una cicatriz de acantilado... Callejero de las coplas bajo un manto de pinares, así fui y así seré por el poso de la luna en mi memoria; con el cielo que destiñe en mis adentros cuando el faro se ilumina."

    Se siente como añoras con el alma tu tierra y su gente, la tuya... mantienes en tu memoria intacta la manera en que lo viviste y extiendes el océano de tus recuerdos ante nuestros ojos para llevarnos a pasear por ese pueblo marinero de calles encaladas, al que la luna embruja en las noches inmensas con olor a sal...

    Estaba escuchando "Sin tu lumbre" cuando has colgado la entrada... ¿Embrujo?...

    Un beso...

    ResponderEliminar
  2. Me encantó... crecieron aún más mis ganas de conocer "tu tierra"; de momento, me vale con leer tus palabras y poder sentirme alli al cerrar los ojos.
    besitos grandes

    ResponderEliminar
  3. No soy de Conil pero yo también le echo de menos en los largos inviernos, esperando volver a encontrar cada año ese pueblo de azúcar blanca, ese mar de luz salada cuando llegan los puñales del sol, y la noche oliendo a la hierbabuena de la Jacaranda.

    Precioso Miguel, añoranza pero muy hermosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Intensas palabras pobladas de imágenes teñidas de recuerdos..agrios o dulces la memoria nos da raices, los paisajes identidad, la gente con la que nos criamos, fundamentos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Afortunada infancia en ese pueblo blanco con el salitre impregnado en tu cuaderno de niño. Suerte de tener tan bellas raíces y volver a casa de vez en cuando, aunque tambien suerte de que un día vinieses por estas lindes y compartir contigo parte del camino. Un fuerte abrazo Miguel, si, necesitamos charlar con una cerveza en la mano y desgranar los desvelos.
    (Además te enseño pronto mi nueva madriguera...)

    ResponderEliminar
  6. Con tu tierra por nación, nos has hecho a esta familia recordar tiempos de castillos de arena, de sol, de brisa marina y sobre todo de la buena gente gaditana que tan bien nos trató y de la que conservamos un recuerdo imborrable.
    Algún día volveremos, aunque esa Cai siempre la encontramos en la música, la palabra y el cariño de un buen amigo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hermosa tierra y el embrujo de esas playas que te vieron crecer y disfrutar entre sus rocas, arena fina y blancas calles.
    Hermosa tierra que siempre viene a mi memoria cuando recuerdo los largos veranos que en ella pasé. Año tras año y durante mucho tiempo pasaba los inviernos soñando con sus playas, deseosa por disfrutar de aquel pueblecito costero que alegraba mis calurosos días estivales.
    Allí forjé grandes amistades veraniegas que aún hoy perduran; allí pasaba las horas cogiendo cangrejos y lapas que descansaban en las rocas; allí aprendí a buscar coquinas y a jugar con las olas; allí descubrí la biología marina. Extensas playas que se hacían interminables para mis pequeños pies de niña que correteaba con su perrita y una pelota, todos los recuerdos que acuden a mi corazón me dibujan una sonrisa.
    Hermosa tierra que, un afortunado día de fuerte viento, nos trajo a un gran poeta y amigo a estos parajes extremeños.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. He vuelto a tu tierra y un poquito también a la que me vió nacer a mi. Me han llegado los olores, colores y sabores de un pueblo púramente andaluz. Gracias.
    Bs

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Oceanos de saliva, mi abuela... son temas interesantes... me gusta tu blog.. vi tu video..y te conocí en directo.. sin mas...

    .. a mi me pasa esto del blog.. tiene su duende... y te hace vivir de otras maneras..

    Me gusta tu manera de tocar la guitarra.

    Volveré..

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Conil, mi pueblo atunero de belleza infinita. Aunque muchas veces lo eche de menos, hay otras que miro en lo que se ha convertido... ya no tiene el toque que tu has rememorado tan bien en este escrito.
    Precioso, realmente precioso.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  12. Entran ganas de cruzar el charco!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. GRande ,MIguel, devuelves con tu prosa nutrida de sal y
    espejos multicolores donde fraguaste tu verbo y su rima, tu alma y tu copla,tu sol y tu mañana,devuelves digo con creces el amor y la gracia a Cybion...la Conil de la Frontera que tanto amamos,la nacida de la marea y el levante ,la bañada por el oceano y los rayos de nuestro ayer soleado.Un abrazo,genio

    ResponderEliminar