RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

miércoles, 19 de agosto de 2009

BRINDIS CON AMIGOS


A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante del cual eres capaz de paladear hasta el más nimio detalle; tanto que hasta perdonas esta siesta que en breve habré ya echado de menos...

A veces la vida es tan maravillosa que descubres que tienes familia en Cantabria, gente que lo da todo por nada y se revienta a carretera para venir a decirte con una sonrisa sincera que eres lo mejor del mundo, que te siguen más que tu propio entorno; gente que hasta lee tu blog... Es tan fantástica a veces que flotando sobre el más común de los momentos te hace abrir los ojos hacia una Conchi y una Marián que aun disfrutan tras mil batallas del enésimo concierto por tal de compartir charlas triviales asadas en una habitación; y encima se vuelven...

A veces el portento de la vida da su fogonazo en los ojos canela de Mariangeles, en su madura ternura y la incorrección de sus verdades a medias; en la pasión refrenada de los gestos cómplices sin más contacto que el brindis de las copas, porque soñar a veces no sale caro cuando aun queda gente que realmente vale la pena y hace un poco mejor este turbio mundo. Es tan portentosa a veces que te hace sentir como amigos de toda la vida a una pareja de securatas que se tumban contigo en la alfombra a la luz de las estrellas para recordarte que más allá de los acordes está la vida terrenal y sus madrugones de diario; que la gente tiene niños, trabaja, y amanece a tu lado porque disfrutan con tu mera presencia.

A veces llega la vida a ser tan soberbia como para, en el rincón más olvidado, florecer en los ojos de María, en la prudencia agazapada de una mujer con cara de niña en medio de los montes. En su sobrejuicio a duras penas llevado a buen puerto; en la promesa de un mañana sin pañuelos de despedida... Al amanecer volveré petate en mano a mi pueblo, a mi Conil, en busca de una nueva bocanada de primavera que me vuelva a apegar a mis orígenes, a mi yo más puro y verdadero.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

2 comentarios:

  1. Es que eres muy muy grande!!! Lo que merece la pena la carretera para estar con gente como vosotros...

    Un besito, guapo!!

    ResponderEliminar
  2. Claro que la vida es maravillosa y la felicidad está en las cosas más sencillas de la vida, un minimo gesto, un minimo detalle o una minima cosa, el mar, la brisa. Es así, lo que pasa que hay gente que tenemos un hueco que no sabemos ni como ni con que llenar porque parece que nada lo hace y no nos deja ni disfrutar de lo bueno que nos ofrece la vida y nos hace daño y sentirnos mal y llorar pero algún dia no se sabe como ni cuando se llenará de eso podemos estar todos seguros. Todo llega....
    Que te vaya bien por tu conil y descanses haber si unos dias me escapo yo por alli y te veo, seguire leyendo tus cosinas si escribes que ya es como una de mis tareas diarias aunque a veces se me caigan lágrimas por sentirme tan identificada con lo que pones pero bueno no me importa porque significa que siento....

    MVD

    ResponderEliminar