RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

lunes, 21 de mayo de 2012

LA PIEL DEL MUNDO


"El niño reconoce a la madre por la sonrisa". 

Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.


El amor sujeta las calles a la piel del mundo. Lo hace de un modo imperceptible, minúsculo a los ojos de la prisa que nos azota. Pero yo sé que eres tú, lo supe ayer mientras domaba el oleaje un látigo de poniente fresco y travieso. 

Sostiene ese amor el vals de una nube turquesa nacida en la tarde para que una sola mirada desarme mis miedos, en el momento más insospechado, justo cuando nada conlleva ya un porqué. La vida sucede entre las sobras del tiempo mientras estalla en cualquier parte el milagro de quererse entre dos bocas que derrapan hacia un beso que las salve.

El amor agarra mi nostalgia entre columpios, la balancea de nuevo mientras cambio ante el espejo, bajo la panza de un cielo surcado de gaviotas que acunan mi niñez entre tus brazos. Y te miro a carboncillo entre los párpados de mis versos, como si apenas éste chiquillo pudiera al fin un día ser hombre... El cariño anuda las golondrinas al vuelo del alma, nos hace titanes mientras siguen los años rimándonos renglones al paso de todo.

La felicidad no es más que un horizonte en que buscamos ser felices. Es el caminar lento hacia ella por la senda de tus pasos el verdadero fin, el destino ansiado que agazapado aguarda a un par de leguas de la dicha, como esta herencia nuestra de vivir con elegancia cada instante en que nos vamos algo más de nosotros... Soy estos treinta en el tejado, el perfume de una lágrima tuya descosiéndome los sueños. Soy esta voz, esta carambola saltando de la cuna al poema en que hoy te abrazo, con el milagro que encharca de color las flores cada nueva primavera, cada nueva canción que le escupo al mundo con la pureza de tu nana acariciándome el oído.

Como se instala en ti la vida, poblándote de existencia la muerte, así revistes tú de terciopelo el corazón de mi universo. Sin poder siquiera desearlo, con la misma inercia que refleja un cristal roto el arco iris en el suelo, así bebo mis días a tu lado, sin corresponderte por salvarme de la nada.

A ti mamá

5 comentarios:

  1. Dicen que la felicidad no es una estación, sino el tren en el que se viaja...y yo así creo. Si se tiene la suerte de hacer el recorrido bien acompañado...cuánto mejor!
    =)

    hermoso texto

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. cada día me gusta más, cada día es insuperable y tú, sigues superando...me quedo sin palabras ante tus letras, metáforas de la vida en la piel del mundo!! Sublime...

    Un beso enorme, con mucho cariño!!

    ResponderEliminar
  3. Precioso, igual que el amor que les tenemos a las madres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. "La vida sucede entre las sobras del tiempo mientras estalla en cualquier parte el milagro de quererse entre dos bocas que derrapan hacia un beso que las salve."

    UFFFFF..... Imagino todas las sensaciones que debe sentir, cuando sigues rimando renglones para ella.... insuperable el regalo, segura estoy de que sin duda, lo merece...

    Un beso...

    ResponderEliminar
  5. ufff... I es que el amor incondicinal de una madre, no se puede comparar con nada. Que suerte saborearlo i ser consciente cuando aún no es tarde!!
    QUE VIVAN LAS MADRES QUE NOS PARIERON!!!^_~

    ResponderEliminar