RÁFAGA DIURNA

"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única".

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

sábado, 21 de enero de 2012

BESOS DE CABRA

"La música empieza donde se acaba el lenguaje".

Hoffmann (1776-1822) Escritor, pintor y músico alemán.


En estos vertiginosos tiempos que nos tambalean, apenas saco hueco para detenerme a escribir... Aparco la pluma y resumo un poco las últimas semanas para que os hagais a la idea de qué idioma hablamos:

Despúes de aguardar con impaciencia la inagotable espera, desde el pasado 17 de Enero nuestro mundo suena diferente porque por fin salió a la venta nuestro nuevo disco.


Tercer trabajo ya éste nuestro, en el que mantenemos la línea seguida en los anteriores, con un batiburrillo de compases y acordes rebujados en la cocktekera desvanera para dar por fruto una mezcolanza sin igual.
13 nuevos temas (con alguna sorpresita agazapada en sus recovecos...) donde volvemos a plasmar el alma y sentir de esta familia de amigos. Reggae, Funky, Rock, Balada y Rumba... Mucha rumba para encarar con alegría este nuevo 2012 en el que prometemos batirnos en duelo con las tablas de todos los escenarios nacionales.


Para quien guste de paladearlo podrá encontrarlo en Carrefour, Tiendas Tipo, El Corte Inglés, FNAC y Media Markt de toda España, y si de comodidad o distancia se tratara, tampoco teneis motivo para no escucharlo, puesto que en El Desván del Duende lo ponemos a vuestra disposición para descargar en formato digital desde iTunes pinchando en el siguiente enlace: http://itunes.apple.com/es/album/besos-de-cabra/id489319016.

En estos frenéticos días hemos superado las 30000 visitas del videoclip de nuestro primer single:




y hemos tenido el placer de comunicar que hemos sido elegidos pregoneros del Carnaval de Badajoz 2012!! Nos llena de orgullo poder representar a uno de los mejores carnavales del mundo, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, haciendo gala de lo único que sabemos hacer, música por y para la gente, sobre todo de nuestra tierra. Así pues, os invito a todos a acudir sin falta del 17 al 21 de Febrero a Badajoz para encontrarnos bien en el balcón del ayuntamiento, o en cualquier callejuela cantando entre amigos. No te olvides el disfraz!!

Por último, os dejo aquí un aperitivo de la que será nuestra nueva Gira 2012 Con Cabras y a lo Loco Tour, por si os quereis arrimar a vernos y compartir un ratito de compás y alegría:

3 DE FEBRERO - SALA CARACOL - (MADRID)
  4 DE FEBRERO - SALA BUMERANG - (GUADALAJARA)
10 DE FEBRERO - SALA ZERO - (TARRAGONA)
11 DE FEBRERO - SALA APOLO 2 - (BARCELONA)
  2 DE MARZO - TEATRO LÓPEZ DE AYALA - (BADAJOZ)
17 DE MARZO - SALA BAOBA - (ALBACETE)

Las entradas anticipadas por internet a la venta de momento son estas:
BADAJOZ http://www.entradas.com/entradas/el-desvan-del-duende---besos-de-cabra-evento_1_2_6_70959
MADRID http://www.ticktackticket.com/entradas/goto.do?claves=.43950

Amenazo con regresar en cuanto calme el temporal... Besos & mordiscos.


lunes, 16 de enero de 2012

EL PARTIR DE LOS VELEROS

"Un comienzo no desaparece nunca, ni siquiera con un final".

 Harry Mulisch. Escritor holandés



La impaciencia del presagio castiga siempre a los amantes. Los sanciona con el pesar de la lluvia, cuando caminan inertes de la mano del otro, del abrazo de nadie hacia un futuro sin acuse de recibo.

Es el precio del delirio, de la gota de lujuria derramada en cada vaso medio vacío. Sin ella la vida seguiría surcando el aire que entre todos compartimos, sembrando el mundo de pares que perecen al llegar a casa, tan evidentes como el tropiezo de latidos que genera sin quererlo el compromiso... Hasta que una noche sin luna se les desabrocha al fin el pecho.

La impaciencia de saberlo le hostigaba, lo incendiaba de impotencia ante lo bello de encajar todo su universo en aquellos ojos. Ella se iba, marchaba lentamente y lo sabía. Sabía del partir de los veleros, de los sueños imposibles y lo posible de perderlos... Pero la amaba. Él la amaba y no había más. No podía zafarse de su veneno a pesar de la evidencia, como el cometa que en su estela va dejando sin quererlo algo de sí.

Quería morir en pleno sueño, en pleno centro de una foto vacía de mundo, solo a su lado, sin la lascivia de rotar de alma en cada guiño de mujer. Quería vivir en ella antes de que la vejez efímera lo despojase por siempre del perfume a madrugada... Pero era ella un amor fugazmente eterno, tan breve como el filo de su falda. Sabía de su marchar lento, gradual entre caricias, inquieto en cada alcoba. La sabía deslizarse de su mano poco a poco pero no podía dejar de quererla, de desangrarse hacia el presente.

Quería gritarle que no se fuera nunca; implorarle que era su voz lo único que lograba mantenerlo vivo... Pero ella amaba las estrellas. Nació para descolgarlas, una a una, hasta vaciar el firmamento. Por eso miró serena la ventana, luego le observó de lejos. Posó su copa sobre la barra y encauzó sus huellas sosegadas hacia él.

Había vuelto a amanecer.
 

lunes, 9 de enero de 2012

LA SONRISA DEL AIRE

"No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos".

Bernhardt Escritor alemán.



Ella sabía reír. Reír y lo había perdido todo. Sabía reír y hacer de su risa el remedio para cualquier quebranto.

Ella reía y no más él se tornaba inmortal, tan imperecedero como los besos que dormitaban en el filo de sus bocas. Sabía reír lo suficiente como para obligarle a amar su persona de por vida cuando la veía pasar con su canasto de esparto atestado de flores secas. Lo bastante como para temer el ansia de deberse a su sonrisa bella, linda como la luna licuada en el mar de sus pupilas.

Sabía reír sin motivo alguno, justo cuando menos lo sospechaba el par de labios que cercaba su boca. Reía por todo sin causa, como hacen los niños que pueblan el mundo de columpios y hadas. Lo hacía bajo la lluvia, enjuagando su desdicha a insolentes carcajadas y no le quedaba nada, nada excepto él y aquella forma de quererla en silencio... Era miserable, tanto como para no serlo nunca más ahora que la vida la había encanecido a deshora, ahora que un milagro le había conservado un corazón de adolescente. Estaba tan maravillosamente llena de zozobra, de pesadumbre inusitada que reía hasta vaciarse de pena. Era tan bella... tan frágil en medio de aquel mundo restallante de costuras que decidió encajarse el milagro de la felicidad entre ambas comisuras.

Y la amaba. Él la amaba y era tan pobre su amor que decidió ofrecerle el mundo de un modo cristalino, sin hueco a la duda, para que ella supiera por siempre que nunca más podría ocultarlo. Durante el día él hablaba de ella consigo mismo, por la noche hacía lo imposible por soñarla... La mañana del mundo caminó lento hacia su sombra, inquieto en la certeza de ganarla o perderla por siempre en aquel intento. Él observó agrandarse su figura a cada paso mientras ella embellecía un clavel. Por fin estaba ahí, apenas el tropel de gente desbordando la plaza y ella, siempre ella, justo a dos pasos del cielo. Apretó los puños, respiró hondo y posó el último aliento en su hombro de alondra. Ella pausada giró la mirada hasta estrellarla de lleno en la suya.

Él venturoso le ofreció una manzana... Ella sonrió.